El duhaldismo apunta a los recursos del gobierno

En el Congreso demostró en la última sesión que puede bloquear los estratégicos fondos del oficialismo.



Después de demostrar su capacidad de articular junto con la oposición una mayoría en la Cámara de Diputados, el duhaldismo apuntará ahora su desafío parlamentario directamente contra los estratégicos recursos del gobierno nacional.

Poco antes de ocupar su banca en el recinto, la candidata Hilda Chiche Duhalde reunió el miércoles a los legisladores duhaldistas para exponer el contenido de un proyecto de ley de su autoría que propone reducir de 20 a 15 puntos las retenciones agropecuarias. Las retenciones tienen una importancia medular para el equipo económico encabezado por Roberto Lavagna, ya que desde la óptica oficial garantizan los niveles de recaudación fiscal y evitan aumentos de precios en el mercado interno.

En cifras del año pasado, una rebaja de cinco puntos de las retenciones significaría aproximadamente 2.500 millones de pesos menos de recaudación anual. Sin embargo, Duhalde considera que la reducción progresiva de las retenciones es una consigna esencial para conquistar el electorado del interior de Buenos Aires.

Pero no sólo la tajada que el fisco toma del sector agroexportador quedó en la mira del duhaldismo. Graciela Camaño, la principal operadora del grupo de diputados encabezado por Chiche, sumó ayer su firma a un proyecto de Claudio Lozano (CTA) que exige devolver al Congreso la facultad de asignar los destinos del excedente presupuestario de 2005.

De acuerdo a las estimaciones de Lozano, el fisco recaudó hasta el mes pasado unos nueve mil millones de pesos por encima de lo presupuestado originalmente.

El diputado de la CTA había advertido sobre la falta de control parlamentario del excedente cuando se discutió el Presupuesto 2004, en tiempos en que el duhaldismo todavía respondía a las órdenes del gobierno nacional y presentó un amparo ante la Corte Suprema de Justicia porque considera que, en la práctica, se viola el artículo el artículo 100 de la Constitución sobre las atribuciones del Congreso.

Ahora, el acompañamiento duhaldista otorga al reclamo una significación especial como consecuencia de la inestabilidad generada en la Cámara de Diputados tras la ruptura entre Eduardo Duhalde y Kirchner.

El debilitamiento del espacio oficialista quedó el miércoles en evidencia cuando un alineamiento espontáneo entre el duhaldismo y la oposición obligó al kirchnerismo a esforzarse para evitar que se aprobara un proyecto resistido por el ministerio de Economía.

Ocurrió en la votación de la suspensión por un año de las ejecuciones de las viviendas de los deudores hipotecarios. La oposición, con el acompañamiento del duhaldismo, obtuvo la mayoría de los votos, 124 contra 57. Pero el intento igual se frustró porque, como se debía reconsiderar una votación anterior, eran necesario tres cuartos del total de presentes. La pulseada dejó, sin embargo, un dato revelador del nuevo escenario de la cámara baja: el oficialismo es minoría si el resto de los diputados se une en su contra.


Comentarios


El duhaldismo apunta a los recursos del gobierno