El Ejecutivo de Cipolletti también ganará más

CIPOLLETTI (AC).- La retención de servicios que hicieron los trabajadores municipales para conseguir un aumento en sus salarios le sirvió además a la planta política de la comuna cipoleña. Cuando el intendente Alberto Weretilneck decidió conceder un incremento del 10% en los haberes de los agentes de la planta permanente también lo hizo extensivo para él y sus funcionarios.

La diferencia es que ninguno de los funcionarios del equipo del jefe comunal perdió por esta situación. Sí los trabajadores quienes protestaron para lograr el incremento, puesto que les descontaron los días no trabajados durante la protesta.

El aumento que recibió la planta política se conoció recién ayer, cuando los municipales, por medio de sus dirigentes gremiales, difundieron un comunicado de prensa.

El objetivo del escrito era dejar en claro que ellos no apoyan al candidato del oficialismo local, Julio Arriaga, para las próximas elecciones. Quisieron así desprenderse de las manifestaciones que hicieron públicas el Ejecutivo y los concejales de Encuentro de los Rionegrinos a favor de Arriaga.

 

Enojo en el sindicato

"Este respaldo no es así por parte de los empleados en general, afiliados o no a los sindicatos que nosotros representamos, que tienen miedo, que son perseguidos, discriminados, intimidados con panfletos en base a despidos, con la carrera administrativa destruida, la antigüedad congelada hace más de diez años", dijeron.

Luego de describir todos los problemas que padecen, mencionaron en uno de los últimos párrafos que "ellos (el Ejecutivo y el Deliberante) también se aumentaron el 10%, que en sus sueldos es mucho más que en los nuestros. Y a los empleados nos descontaron los días por luchar y lograr este porcentaje del que ellos sacan provecho sin descuento".

El incremento a la planta política no se informó cuando se habló de la recomposición salarial. Ayer, ante esta crítica de los trabajadores municipales, se comunicó oficialmente que efectivamente hubo un aumento, que fue "del 8 por ciento" no del 10, como se informó en un primer momento.

Se justificó que cuando se hizo el primer simulacro de cómo quedarían los sueldos tras el incremento que se le preveía otorgar a los trabajadores, algunos empleados de categorías más altas iban a quedar con salarios superiores a los de algunos funcionarios "que tiene responsabilidad en algún cargo".

Cabe recordar que a mediados de junio los municipales realizaron una retención de servicios en el edificio de Recaudaciones para reclamar una suba en sus haberes. Finalmente, el 24 de ese mes les dieron una suba, que para los empleados de planta permanente significó un aumento del 10 por ciento en el básico; para el personal incluido en el anexo 2 de la ordenanza 31 (UOCRA), un 20 por ciento del valor hora; y a los del anexo 3 un 10 por ciento más en el básico. Además, a las tres categorías les elevaron en un 25 por ciento la asignación familiar por hijo.

En esos días ni los comunicados municipales ni Weretilneck dijeron que la planta política también estaba incluida en el aumento.


Comentarios


El Ejecutivo de Cipolletti también ganará más