El Ejército israelí prevé un largo conflicto

Tanto palestinos como israelíes no esperan una rápida vuelta a las negociaciones, por lo cual los militares israelíes comenzaron a planificar cómo manejar un conflicto de larga duración. Como una muestra de la intención de Barak de "intensificar la respuesta" a la "intifada", tanques bombardearon Ramallah tras recibir varios disparos de palestinos. En otros incidentes murieron 4 árabes. Barak sigue negociando con Sharon.



JERUSALEN (Reuters-EFE).- El ejército de Israel dijo ayer que se preparaba para un largo conflicto, mientras manifestantes palestinos se enfrentaban a piedras con soldados israelíes y lanzaban bombas en la dividida ciudad cisjordana de Hebrón.

"La evaluación de la situación por los cuarteles generales ... es que no estamos hablando ahora de una aventura de corta duración", declaró a la Radio del Ejército el general Ron Kitrey, portavoz del jefe de las fuerzas armadas.

Mientras, al menos 4 palestinos durante enfrentamientos en Gaza y la ciudad cisjordana de Jenin, elevando a 135 el número de víctimas fatales en un mes de violencia. Todos, excepto ocho, eran árabes o árabes israelíes.

Palestinos se enfrentaron con piedras y bombas de gasolina a los soldados israelíes en la ciudad de Hebrón, dividida entre Israel y la Autoridad Palestina.

Tanques del cuerpo de blindados del Ejército de Israel dispararon ayer varios proyectiles contra la ciudad palestina autónoma de Ramala, en Cisjordania. Este fue el segundo ataque de blindados israelíes contra una ciudad palestina en 24 horas

Un nuevo punto de conflicto es el asentamiento judío de Gilo, en las afueras de Jerusalén, que ha sido blanco de ataques con armas de fuego desde la villa de Beit Jala en Cisjordania, cerca de Belén.

"No consentiremos a nadie que abra fuego en un vecindario en Jerusalén Oriental de ninguna fuente o lugar y no tengo dudas de que nos veremos obligados a intensificar nuestras respuestas ... si los tiroteos no cesan", dijo el asistente de seguridad de Barak, Danny Yatom, en declaraciones a Radio Israel.

Las amenazas han avivado las tensiones y los palestinos planean protestas que coincidirían con la festividad islámica del ascenso al cielo del profeta Mahoma de un lugar de la mezquita Al-Aqsa en Jerusalén. El lugar es sagrado también para los judíos, que lo llaman El Monte del Templo .

Barak acusó ayer al presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, de escoger el "sendero del conflicto". "Con la violencia ellos no ganarán nada. Sabremos como operar y permaneceremos unidos contra la violencia para vencer", dijo, en comentarios difundidos en la radio israelí. Ambas partes dicen ahora que no ven un pronto fin a casi un mes de enfrentamientos y Barak sigue adelante en sus esfuerzos de forman una coalición gubernamental de emergencia para hacer frente a los disturbios, tras suspender las negociaciones de paz. Respondiendo a los comentarios de Barak, Nabil Abu Rdainah, un consejero de Arafat, dijo: "Barak fue quien inició la escalada (de violencia) contra nuestro pueblo. Barak fracasará en imponer por la fuerza lo que él quiere para el pueblo palestino".

Los palestinos también han dicho que esperan un prolongado conflicto y culpan de ello a Barak. El negociador palestino Saeb Erekat dijo que Barak estaba haciendo la vida "un infierno para nosotros en las áreas palestinas".

Barak debía sostener conversaciones para formar el gobierno con un grupo de líderes políticos, pero no está claro cuándo volverá a reunirse con Ariel Sharon, quien es acusado por los palestinos por desatar la violencia y es considerado esencial para que el gobierno de unidad funcione.

Sharon, líder del partido derechista Likud, dijo que estaba a favor de unir fuerzas con Barak, pero el primer ministro primero tenía que aceptar "un plan diplomático diferente" que incluiría la anexión de áreas de Cisjordania si Arafat declara un estado palestino independiente.

Los palestinos y los israelíes de izquierda consideran que la asociación Barak-Sharon eliminaría cualquier oportunidad de regresar a las conversaciones de paz.

Violenta protesta contra el bloqueo

Gaza (EFE).- Cientos de palestinos de los territorios ocupados se manifestaron hoy contra los puestos de control israelíes en Gaza y los bloqueos de las ciudades autónomas de Cisjordania en una nueva jornada de enfrentamientos que se saldaron con cuatro muertos, todos ellos palestinos, y decenas de heridos.

Con esas marchas, los palestinos querían protestar por el estado de sitio al que las tropas israelíes han sometido los territorios ocupados desde que se inició el levantamiento palestino, también conocido como "intifada de Al Aqsa".

Un joven de 16 años, Nidal Dbeki, resultó muerto de un disparo en la cabeza en choques con el ejército israelí, y decenas resultaron heridos junto al paso fronterizo de Erez con Israel, al norte de la franja de Gaza.

Su muerte y la de otro manifestante no identificado se produjo horas después de anunciarse el fallecimiento en el hospital de la localidad de Jan Iunes, al sur de Gaza, de un niño de 13 años.

Otro militante palestino murió en choques con el ejército israelí al concluir una marcha de protesta contra el sitio impuesto por el ejército en la ciudad autónoma de Jenin, en Jordania septentrional.

En los choques registrados cerca del asentamiento de Nitzanit, a poca distancia del paso de Erez -donde además de un adolescente muerto fueron heridos otros veinte palestinos- los soldados israelíes dispararon contra los militantes que les atacaban con "cócteles molotov".

También hubo choques en la ciudad de Hebrón, donde fuentes palestinas informaban de al menos siete heridos; mientras no se ha confirmado la existencia de heridos como consecuencia de las marchas convocadas en Ramallah, a 15 kilómetros al norte de Jerusalén, y Naplusa.

Sharon le pone condiciones a Barak

JERUSALEN (EFE).- Los planes del primer ministro, Ehud Barak, de formar un ejecutivo de emergencia nacional con el Likud han sufrido un revés, quizás momentáneo, cuando el 'halcón' Ariel Sharon rechazó el documento con el programa de gobierno.

Las negociaciones entre el Partido Laborista y el Likud proseguirán hoy cuando la oposición responda, tras un plazo de 30 horas, al documento que Barak les presentó ayer por la tarde.

Barak y Sharon han asistido a la reunión, la primera en la que oficialmente negocian un acuerdo de coalición, acompañados por tres miembros de sus respectivos partidos, entre ellos algunos de los que hasta ahora se oponen a un gobierno de emergencia.

El Likud ha rechazado el documento de los laboristas, con las formas y contenidos que regirán el gobierno de emergencia, porque no incluyen derechos especiales para el líder de la oposición. Sharon exige lo que la prensa local ha calificado de «un Ejecutivo de dos cabezas», o sea, poderes para vetar cualquier decisión relacionada con el proceso de paz y la seguridad nacional.

Barak, por el contrario, está dispuesto a darle privilegios especiales para cuestiones de forma y exige continuar el proceso de paz con los palestinos si la puerta de la negociación se abriera.

Críticas del gabinete Las condiciones de Sharon dispararon las críticas de distintos miembros del gabinete, entre ellos Yosi Beilin.

Beilin amenazó con que no formará parte de un ejecutivo con dos primeros ministros, y menos cuando uno de ellos es Sharon, responsabilizado por la comunidad internacional de desatar la actual ola de violencia .


Comentarios


El Ejército israelí prevé un largo conflicto