El entorno tampoco cree en el regreso





BUENOS AIRES (ABA)- El sitio donde sigue alojada Susana Freydoz, en el barrio de Almagro, está acondicionado para atender a pacientes de corta recuperación. La viuda del entonces gobernador Carlos Soria permanece la mayor parte del día en su habitación de la clínica porteña Avril y su actividad se limita a un par de recorridas por el primer piso del lugar. Siempre se desplaza acompañada. Dos veces por semana la visitan sus hijos y está asistida por profesionales psiquiatras –una de las especialidades del sanatorio– quienes le suministran los medicamentos prescritos. La residencia que habita Freydoz es un lugar con plantas, con un jardín semi luminoso en la planta baja, pero su interior es bastante oscuro. El entorno de Freydoz mantiene un cerrado hermetismo sobre la cuestión y en dicha clínica desisten de dar información por motivos de “privacidad”. Apenas dejaron trascender que la mujer “está cuidada” y personal femenino cumple funciones de vigilancia, así como que una vez por semana viajan un par de funcionarios judiciales desde Río Negro. Una fuente muy cercana a la mujer detenida dijo que el lugar “no es satisfactorio, los medios suelen hace referencia a que se trata de una clínica de mucho nivel, pero el trato es más bajo que el de un hospital común”. “Se hablan muchas pavadas”, agregó el allegado. No obstante, ese mismo interlocutor descartó que la mujer esté en condiciones o vaya a ser trasladada de nuevo a Roca (como se preveía cuando en abril se informó que la internación no iba a pasar los dos meses y que luego regresaría a la Unidad 5 de Roca). “¡Que quieren llevarla a la provincia para que pierda el equilibrio y se escape!”. Por la misma instalación estuvieron internados entre otros el cantante Charly García, la actriz Celeste Cid y el humorista, Jorge Corona. En principio, asistió continuamente a la paciente el ministro Luis Di Giacomo, pero hace tiempo está alejado de su función de asistente psiquiátrico y ante la consulta de esta agencia se negó a suministrar cualquier tipo de información. Cabe recordar que Freydoz fue trasladada a esta capital, luego de tres supuestos intentos de suicidios, el último al recibir la comunicación de su detención en una cárcel común. La propia Freydoz se infringió lesiones al quitarse una sonda nasogástrica, situación que derivó en una hipoxia cerebral.


Comentarios


El entorno tampoco cree en el regreso