El español es el idioma de las estrellas

Hollywood pone en primer plano a las figuras y producciones latinas. En la dirección y la actuación, los españoles se ganan su lugar. El 2000 fue un año de separaciones y casamientos glamourosos.



LOS ANGELES (EFE).- Con un nuevo Oscar para España y el rostro de Penélope Cruz encumbrado en Hollywood como el de una nueva estrella, la industria del cine empieza a pronunciar la palabra éxito con acento español.

Ha sido un año donde la presencia hispana ha ido más allá del sueño, con un español como Pedro Almodóvar consiguiendo el Oscar a la mejor película extranjera, una hispana como Michelle Rodríguez triunfadora en el festival de cine independiente de Sundance con “Girl Fight” y otro español, Javier Bardem, elegido mejor actor por el National Board of Reviews con “Before Night Falls”.

Este ambiente de optimismo para los hispanos aún puede rebosar en los próximos doce meses, donde tanto Rodríguez como Bardem pueden figurar entre los aspirantes al próximo Oscar y el filme mexicano “Amores Perros” cuenta con grandes alabanzas como posible contendiente a este galardón como mejor filme extranjero.

Además está el fenómeno Penélope Cruz, la exportación española más popular desde la paella. “No me puedo quejar de como me está tratando la vida, tanto aquí como en España”, confiesa Cruz.

El mismo sentimiento es compartido por su compatriota y compañero de carrera, Javier Bardem, deseoso de disfrutar del momento que le ha proporcionado su trabajo como el poeta cubano Reinaldo Arenas.

“No creo que tenga mucho en común con Antonio Banderas al margen de ser español y haber trabajado con Almodóvar”, asegura de una de las comparaciones más habituales de su éxito en Hollywood.

“El llegó aquí con dos pares de casualidad, sin tener a nadie a quien seguir. Pero el nos ha dado un ejemplo al resto de las generaciones”, confiesa Bardem.

El aire español también ha quedado reflejado en algunas de las grandes producciones de Hollywood, que incluso han incluido parte del diálogo en español para darle mayor veracidad a la película.

“Yo no hubiera puesto ni los subtítulos, porque lo que hablan en español se entiende por el contexto”, confiesa Billy Bob Thornton, director de “All the Pretty Horses”, sobre los fragmentos de diálogo que Matt Damon realiza en español, un idioma que también figura de forma destacada en películas como “Traffic” o “Proof of Life”.

Como no sólo de español vive el cine, otros elementos han caracterizado a este año en Hollywood, factores más habituales en esta fábrica de sueños como bodas, escándalos y éxitos de taquilla.

Russell Crowe protagoniza dos de estos elementos, ganándose el amor del público con “Gladiador”, la película que ha devuelto la vida al género de romanos, y el corazón de Meg Ryan durante el rodaje de “Proof of Life”, película que llevó al divorcio de la actriz del también actor Dennis Quaid. Fue uno de los temas de la temporada.

También se han separado este año Harrison Ford y su esposa Melissa Mathison tras parecer, durante 17 años, uno de los matrimonios más sólidos de Hollywood.

A pesar de estas separaciones, las campanas han repicado por dos enlaces, el de Brad Pitt con Jennifer Aniston y el de Michael Douglas con Catherine Zeta-Jones, que han devuelto la fe en el matrimonio a esta industria, que esta semana espera la boda de la actriz y cantante Madonna con el director británico Guy Ritchie, padre del segundo hijo de la cantante.

“Antonio (Banderas) y Melanie (Griffith) estuvieron invitados pero no pudieron asistir”, declaró Zeta-Jones sobre sus nupcias ante una ausencia motivada por el ingreso voluntario de la actriz en una clínica de desintoxicación por culpa de su adicción a los calmantes.

Otra adicción, en este caso a la cocaína, es la que ha puesto a Robert Downey Jr. entre la espada y la pared, con las mismas posibilidades de regresar a la cárcel de la que salió este año por consumo de drogas como de recibir un Oscar con motivo de su trabajo en “Wonder Boys”, una de las películas con mejores críticas del año.


Comentarios


El español es el idioma de las estrellas