El espectáculo se vivió desde la orilla





Largar esta edición desde el balneario Gatica de Neuquén fue un acierto de la organización. Fue la primera vez pero, por los resultados, seguramente no será la última.

Se trata de un lugar abierto y amplio lo que permitió que las diferentes categorías, que partieron alineadas, se fueran río abajo sin molestarse entre las embarcaciones.

Además, porque brindó la posibilidad de que el público, que se ubicó en las orillas del punto de lanzamiento (del río Grande, de los diferentes clubes privados y del Municipal) vieran a todos en carrera. El espectáculo, una vez más, no defraudó.

 

Sin el «1». Uno de los datos llamativos fue la ausencia del bote «1» en línea de partida. Uno de los allegados al comité organizador explicó que una vez que se hizo el sorteo, los integrantes de la embarcación que habían sido favorecidos con ese número desistieron de participar y por eso, el primero en la fila de lanzamiento fue el «2» de los neuquinos Mauro Kolep-Damián Rodríguez (Ceppron).

 

Ausencias. Llamó la atención que no hubo autoridades, ni provinciales ni municipales, para acompañar el inicio de esta nueva edición de la Regata del Río Negro. El número de carreras realizadas la convirtieron hace rato en una tradición, su condición de evento único en el mundo por su extensión y las expectativas que genera en las dos provincias, bien merece una mayor atención por parte de las autoridades, más allá del apoyo económico que se le brinde.

 

Todos contentos. El sistema de largada, con dos etapas alineados y las cuatro restantes por clasificación, pero invertida, dejó conformes a la mayoría.

Además de que se terminaron las especulaciones, uno de los palistas explicaba que los velocistas «corren con ventaja cuando largamos todos juntos y los maratonistas pueden hacer diferencia cuando les toque largar por tiempos». Con el correr de la carrera, se verá.(AN)

Nota asociada: Regata del Río Negro: Tras un final apasionante, Correa y Bergero  

Nota asociada: Regata del Río Negro: Tras un final apasionante, Correa y Bergero  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El espectáculo se vivió desde la orilla