El espía que sobrevivió la historia

Los fans de James Bond son como niños pequeños, dijo Roger Moore en una ocasión. «Todas las noches quieren escuchar la misma historia de buenas noches».

La serie sobre el agente secreto cumple 40 años en la gran pantalla y aportó un total de 20 películas desde la primera «Dr. No», en 1962.

A pesar de que la crítica está en general de acuerdo respecto de que el clímax dramatúrgico se superó hace aproximadamente 35 años, Pierce Brosnan podría estar en lo cierto cuando dice: «Bond seguirá existiendo dentro de 50 años».

Las aventuras del agente 007 al servicio de la reina Isabel II de Inglaterra es la serie más exitosa de la historia del cine. Hasta ahora, ingresaron más de 8.000 millones de dólares.

Seguramente, tenía razón el presidente del Partido Laborista británico Hugh Gaitskell a comienzos de los años 60 cuando le escribió al creador de Bond, Ian Fleming (1908-1964), las siguientes palabras: «La combinación de sexo, violencia y alcohol es irresistible para alguien que lleva una vida tan limitada como la mía».

Hace algunos días, un agente secreto de verdad, «Mr. D», aseguraba ante el tribunal que el «sabelotodo» con licencia para matar es una figura de cuento como Tarzán o Indiana Jones.

Y eso que James Bond realmente existió. Fue un hombre tranquilo, experto en pájaros, cuyo nombre Fleming tomó prestado para su héroe.

Fleming mismo fue agente secreto británico durante la Segunda Guerra Mundial. Gracias a sus excelentes conocimientos del alemán -había estudiado en Munich- le resultó fácil ascender en las filas del legendario MI6. También Bond habla alemán sin problemas y tiene una madre suiza.

La primera novela sobre Bond, «Casino Royal», apareció en 1953, seguida de 13 tomos más. En 1961, la serie ya era un éxito mundial. El presidente John F. Kennedy decía que «Desde Rusia con amor» (1957) era uno de sus libros preferidos.

Por eso no fue de extrañar que los productores Albert R. Broccoli (1909-1996) y Harry Saltzman (1915-1994) propusieran llevar este material al cine.

El autor se indignó cuando le presentaron al actor que iba a interpretar el papel principal: un ex lustrador de ataúdes de Escocia llamado Sean Connery.

«Yo busco al comandante Bond y no a un extra demasiado grande con cara de camionero», se lamentó Fleming, que prefería al aristocrático David Niven.

Connery es considerado hasta hoy el mejor Bond y el más clásico. Su insulso sucesor George Lazenby desapareció tras solo una película. Con Roger Moore, llegó un parodista de Bond, que veía las cintas como «comedias».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora