El Estado absorberá las pérdidas de bancos por la pesificación

Devolverán los depósitos en dólares a la cotización de $ 1,40.

El Gobierno pesificaría la totalidad de los depósitos bancarios a la relación 1,40 peso por dólar, pero existe una gran incertidumbre y contradicciones sobre el modo en que se transformarán a pesos las deudas en divisas.

El director del Banco Central, Aldo Pignanelli, afirmó ayer que "la idea" del Gobierno es pesificar los depósitos en dólares a la cotización 1,40, y consideró que el Estado "debería absorber" el costo que implique la pesificación de la economía.

"La diferencia entre el uno a uno (en que se pesificaron los créditos de hasta 100.000 dólares) y el 1,40 al que se pesificarían los depósitos la tiene que poner el Estado", indicó.

El directivo de la autoridad monetaria sostuvo que se trataría de un "costo fiscal, porque los bancos no pueden hacerse cargo de esa diferencia por una decisión del Gobierno".

En tanto, y en lo que hace a la principal demanda del FMI, desde el gobierno trascendió que no anunciarían el sábado próximo la libre flotación del peso. En medio de las especulaciones por ese tema, se incrementó ayer la concurrencia de público a los bancos y agencias de la city porteña. Ante este escenario, la cotización del peso frente al dólar se aportó de los niveles conocidos y pese a la intervención del Banco Central en el mercado libre cambios, la moneda norteamericana se ubicó en 1,80 pesos para la compra y 2,00 para el tipo vendedor.

La libre flotación es una de las demandas planteadas por el FMI para darle apoyo a Duhalde. Este punto fue tratado en la reunión mantenida por el ministro de Economía, Remes Lenicov, con los enviados del Fondo Claudio Loser y Thomas Reichmann. Según un funcionario del Ministerio de Economía se liberaría el dólar en un mercado único recién cuando el FMI confirme la ayuda económica para el país.

En cuanto a la pesificación, el titular del Banco Central desestimó ayer la posibilidad de que el equipo económico aplique un promedio de 1,20 peso por dólar para pesificar tanto los depósitos como las deudas, y luego implemente un índice de actualización de precios.

"No sé de dónde salió lo de pesificar a 1,20 los depósitos", sostuvo Pignanelli ante la requisitoria periodística.

En tanto, existen varias versiones sobre el modo en que el equipo económico instrumentaría la pesificación de las deudas contraídas en divisas.

Una alternativa que está reconsiderando el equipo que conduce el ministro Jorge Remes Lenicov es la de pesificar a la paridad uno a uno hasta 100.000 dólares de los créditos, aunque el monto total sea superior.

El saldo podría cancelarse a 1,40 peso por dólar o incluso utilizando una escala de entre 1 y 1,40, de acuerdo con el monto.

También estaría en análisis del Gobierno la posibilidad de que se cancelen a la relación uno a uno los créditos tomados en dólares cuyo saldo actual sea inferior a los 100.000, independientemente del monto de origen.

En ese caso, los bancos serían compensados con las retenciones que se harán a las exportaciones de petróleo y derivados, que ya está decidida y que será incluida en el proyecto presupuestario 2002.

El viceministro de Economía, Jorge Todesca, descartó el lunes que se pesifiquen paralelamente las deudas a la relación 1 a 1 y los depósitos a 1,40, al sostener que se produciría un desequilibrio en las cuentas de los bancos.

Además, ratificó que se mantendrán la conversión a pesos a la relación uno a uno de las deudas inferiores a los 100.000 dólares. (DYN e Infosic)

El FMI exigió que se acelere la salida del "corralito"

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le reclamó al Gobierno argentino una rápida solución al "corralito" financiero y la libre flotación de la moneda en el corto plazo como condición para avanzar en las negociaciones.

Lo mismo hizo la mesa de diálogo, aunque también pidió a los bancos que asuman su responsabilidad por la crisis argentina (Ver pág 5)

Una delegación de funcionarios de primer orden del FMI se reunió ayer con el ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, en un encuentro que se realizó en el Palacio de Hacienda bajo una fuerte custodia policial que clausuró las entradas al cuarto y quinto piso del edificio.

"Hubo coincidencias en la orientación del programa económico, aunque el FMI pidió un "grado de audacia pero con cautela"", reveló una calificada fuente que participó del encuentro.

La misma fuente reconoció que "hay cosas sobre las que se fueron a meditar" y las negociaciones continuarán mañana.

Las autoridades del FMI insistieron en la necesidad de restablecer el sistema de pagos y que se libere de inmediato el tipo de cambio, pedido que ya fue hecho públicamente por el titular del organismo, Horst Kohler. Como respuesta el equipo económico esgrimió las necesidad de mantener restricciones a la circulación de dinero en efectivo para evitar que se dispare el tipo de cambio, justificando su posición en las pasadas hiperinflaciones que sufrió la economía argentina.

Loser, hoy con los gobernadores

Loser, pidió al ministro de Interior, Rodolfo Gabrielli, un informe detallado sobre la situación fiscal de las provincias y hoy mantendrá una reunión con gobernadores oficialistas y de la oposición.

Gabrielli mantuvo ayer un encuentro con Loser y el representante argentino ante el FMI, Guillermo Zocalli, ante quienes presentó un detallado informe sobre la situación presupuestaria, financiera y social de las veinticuatro provincias argentinas.

En la reunión, que tuvo lugar entre las 17.30 y las 18.30, también se acordó organizar una reunión para mañana a partir de las 15.30 entre la delegación del Fondo, el titular de la cartera política y los mandatarios provinciales, informaron fuentes oficiales.

Por ahora está confirmada la asistencia del gobernador formoseño, Gildo Insfrán, en su condición de titular del Consejo Federal de Inversiones (CFI), y el resto de los mandatarios que se encuentran en Buenos Aires o que puedan llegar para hoy aquí, en virtud de la urgencia con que se organizó el cónclave.

Ahorristas desesperados acorralaron a Caviglia

Ahorristas, deudores no pesificados y pequeños inversores se manifestaron ayer en distintos puntos del país por las medidas financieras aplicadas por el gobierno nacional.

Deudores que quedaron fuera de la pesificación y pequeños inversores se concentraron minutos después de las 19 frente al Congreso nacional, y acorralaron al diputado justicialista, Franco Caviglia, quien debió salir de un bar amparado por la Policía para evitar agresiones.

La protesta comenzó con una nutrida movilización de los deudores, quienes rodearon con un abrazo el Congreso nacional e impidieron la salida de los diputados y senadores del edificio, en repudio por la no pesificación de los créditos superiores a los 100 mil dólares.

La protesta tuvo el primer momento de tensión cuando 30 minutos después del comienzo de la manifestación, un hombre mayor identificado como asesor del presidente del Senado, Juan Maqueda, fue rodeado, presionado e insultado por los deudores.

Posteriormente, a las 21, un grupo de manifestantes reconoció a Caviglia en un bar, ingresó al comercio y lo insultó por su anterior militancia en las filas del cavallista partido Acción por la República.

En la Plaza de los Dos Congresos, uno de los deudores no pesificados se mostró "crucificado" frente al Palacio Legislativo. El hombre llevó a la manifestación una escalera y se colocó en una de las columnas de luz frente al Congreso con un palo en forma de cruz, para mostrar su descontento por la no pesificación de su deuda hipotecaria.

Las escenas en el Congreso fueron el final de un jornada cargada de tensión, con víctimas de las últimas medidas económicas.


Comentarios


El Estado absorberá las pérdidas de bancos por la pesificación