El Ferrocarril Trasandino de Mendoza recibe nuevos inversores

Se confirma que es la iniciativa elegida por los gobiernos de la Argentina y Chile para comunicar ambos países



NEUQUEN (AN).- El proyecto para unir Chile con Argentina a través de Mendoza fue aplazado por cuatro meses, pero sigue siendo la iniciativa oficial de los gobiernos de ambos países para intensificar las relaciones comerciales a través de la red férrea.

La apertura de los sobres de la licitación estaba prevista para la próxima semana, pero como el empresario Eduardo Eurnekian adquirió el proyecto y probablemente incorpore modificaciones, fueron pospuestas hasta el 14 de diciembre para realizar nuevas evaluaciones.

Eurnekian compró el proyecto y la secretaría de Transporte de la Nación ya fue notificada. Según confirmó el gobernador mendocino y candidato a vicepresidente Julio Cobos al diario “Clarín”, el grupo empresario “está pensando en asociarse con capitales chilenos para construir un tren eléctrico para transporte de cargas y anexar otro de pasajeros con uso turístico”.

La razón principal para estirar los plazos de la apertura de los sobres de la licitación es la necesidad de evaluar los cambios que introducirá el nuevo gestor del proyecto, que implica inversiones por 1.000 millones de dólares, 225 kilómetros de vía y, posiblemente, un túnel de baja altura para trenes, autos y camiones.

La fecha elegida para que se conozcan las propuestas para la construcción es el 14 de diciembre, aunque posiblemente sufra una nueva modificación, ya que cuando se cumpla el plazo, el nuevo gobierno nacional tendrá sólo cuatro días en el poder.

En paralelo, el gobierno de Neuquén insiste en la construcción de un tren trasandino en la provincia, un viejo proyecto impulsado por el gobernador Jorge Sobisch por el que se emitieron bonos para generar el financiamiento negado por los bancos y capitales privados.

A diferencia del proyecto neuquino, que sólo es una iniciativa del gobierno provincial y que aún no captó el interés de los gobiernos de ambos países ni de sectores empresarios, el tren que atravesará la cordillera mendocina cuenta con el pleno apoyo de los poderes Ejecutivo de Chile y Argentina.

El llamado a licitación fue suscripto por los presidentes Néstor Kirchner y Michelle Bachelet en septiembre de 2006 y el objetivo de reactivar el trasandino -que no funciona desde 1978- se reafirmó luego, a partir de la candidatura a vicepresidente del radical Julio Cobos como compañero de la candidata a presidencia del oficialismo, Cristina Fernández.


Comentarios


El Ferrocarril Trasandino de Mendoza recibe nuevos inversores