El festejo, en las mejores manos

A pesar de la crisis la pera merece un gran homenaje. Es la postura de la Cámara de Fruticultores.

FIESTA NACIONAL DE LA PERA

Se subieron al barco en medio de una fuerte tormenta, con poquísimo tiempo para enfrentarla y salir de la tempestad. Cuando a fines del año pasado la tarea de organizar la Fiesta Nacional de la Pera no encontraba destinatario, la Cámara de Fruticultores se animó a tomar el timón del evento. Pese al mal momento que atraviesa la fruticultura, creyeron en la importancia de rescatar la fiesta y definieron darle un perfil de “homenaje” bajo el lema “Mayor producción, con más productores, trabajo y alimentos para todos”.

Para organizarla la Cámara conformó un Comité Ejecutivo que sumó no sólo a la familia productora sino también a vecinos que respondieron a la convocatoria. Encarnación Peche y Beatriz Constantinidis, ambas productoras, encabezan el grupo.

–¿Por qué aceptaron organizarla?

Encarnación Peche (E. P.): –Hace rato que veníamos pensando en esta posibilidad. Cerramos un 2010 desde la Cámara con algunos logros, como por ejemplo la compra de un frigorífico y un proyecto de comercialización de fruta. De esta manera nos posicionamos de una manera distinta de cara a la cosecha, con otras expectativas, creo que de a poco estamos cambiando la historia y esto nos permite afrontar otros desafíos como es la organización de la fiesta. Es verdad que no tenemos mucho para festejar pero sí para homenajear. No tenemos que olvidarnos de que la pera nos representa en el mundo y de que Allen es la ciudad con mayor producción de peras. Tampoco debemos olvidarnos de los pioneros que crearon este Valle. El objetivo que buscamos es ser protagonistas y darle a la fiesta nuestra propia identidad: está en las manos indicadas, la de los verdaderos protagonistas.

Beatriz Constantinidis (B. C.): –Somos una gran familia y homenajear a la pera es homenajear a nuestros antecesores, a todos lo que con gran esfuerzo impulsaron la actividad frutícola. Ahora estamos las nuevas generaciones para seguir luchando. ¿Por qué no homenajear la actividad que realizamos? Somos nosotros quienes todos los días vamos a la chacra, enfrentamos al granizo, a las crisis económicas y al problema de que no te paguen lo que es justo. Comemos y vivimos de la fruta.

–¿Qué les genera el desafío?

E. P.: –Obviamente que hay miedos, incertidumbres y mucha adrenalina. No es un tema menor la organización, pero es la realidad que nos toca hoy y la estamos disfrutando. No todo es nervios, susto y apuros.

B. C.: –Como en todo tenés barreras que superar, pero esto nos une más como productores, aunque cuesta. De a poquito cada uno va a sumar su esfuerzo y va a poder ver la razón de este homenaje. Todo se ve desde la óptica con que se mire: nosotros preferimos ver el vaso medio lleno. Si todos nos propusiéramos en la vida una visión positiva, las cosas salen.

novedades

–¿Habrá innovaciones en esta edición de la fiesta?

E. P.: –Seguimos la misma línea de otros años: fueron fiestas muy exitosas. Al Sindicato de Camioneros debemos agradecerle por cedernos un predio tan amplio, prolijo y atractivo. En esta edición se van a encontrar con más maquinarias agrícolas y stands de gente que tenga que ver más con la fruticultura, más allá de todo lo que habitualmente ofrece la celebración. También vamos a tener espacios para plantar nuestra realidad como productores, nuestros problemas.

–Si todo les sale como lo planean ¿les gustaría volver a organizarla?

E. P.: –Nos va a salir bien. A lo mejor la gente no cree mucho en nosotros pero le estamos poniendo todo el esfuerzo, de los errores también se aprende.

B. C.: –Por supuesto que queremos volver el año que viene. Nos gustaría que la gente se sume y apoye con ideas, las puertas estarán abiertas siempre.

–¿Cómo han hecho para solventar el presupuesto?

E. P.: –Tenemos un presupuesto que ronda los 800.000 pesos. Hay aportes del municipio, el gobierno nacional, provincial, de la Legislatura de Río Negro y del senador Miguel Pichetto. También obtuvimos recursos del sector privado y del Sindicato de Camioneros, que no sólo pone el predio sino además muchas otras cosas como las instalaciones eléctricas y el albergue para las reinas.

–¿Qué expectativas tienen?

E. P.: –Las mejores, tenemos mucho ánimo y ojalá que el tiempo nos acompañe.

B. C.: –Cuando termine la fiesta haremos un balance y evaluaremos cómo nos salió; se hace camino al andar. Compartimos la idea de que sea de acceso gratuito para que todos puedan disfrutar de un momento de esparcimiento.


Comentarios


El festejo, en las mejores manos