El final de la recesión no aparece en el horizonte

Tras dos meses con tibios datos positivos, junio volvió a arrojar señales de retroceso en el nivel de actividad. El primer semestre cierra con un notable retroceso en la industria y la construcción, y solo el alimentos y refinerías escapan a la tendencia.



Cuando a fines de julio se conocieron los datos oficiales respecto a la actividad económica durante el último mes de mayo, muchos de los especialistas económicos se apresuraron a anticipar el comienzo de una tendencia positiva que podía significar el final de una larga recesión que ya lleva más de 13 meses. Las expectativas de recuperación duró poco.
El Indec publicó esta semana los datos referidos a la construcción y la industria, dos de los sectores más emblemáticos de la economía real, en tanto significan una porción importante del Producto Bruto y del empleo registrado. En ambos casos, la tendencia es profundamente negativa.
En relación a la construcción, los datos muestran una caída del 11,8% interanual en el mes de junio, y del 9,4% en el primer semestre. Pero como si ello fuera poco, existen hacia dentro del sector, actividades específicas que experimentan un verdadero “derrumbe”, como la fabricación de artículos de cerámica que cayó un 23,9% en el primer semestre, el asfalto que lo hizo un 22,7%, o los pisos y revestimientos cerámicos que retrocedieron un 25,3%. El informe oficial revela el impacto de la caída en el empleo, con una pérdida de 10.043 puestos en los últimos doce meses.

“Hoy cerró otra fábrica y casi 40 familias se quedan sin trabajo. Hoy le toca a Cruz del Eje y la tristeza nos invade”.

Claudio Farías - Intendente Cruz del Eje (Córdoba)

En números

45,4%
Cayó la producción de motocicletas en el último mes de junio, respecto a igual periodo de 2018.


La dinámica es similar en la industria, que desde hace catorce meses no registra más que caídas en el nivel de actividad. Junio no fue la excepción, con una baja interanual del 6,9%, y una merma acumulada del 9,4% en el primer semestre. Solo la industria alimenticia y la refinación de petróleo, escapan mínimamente de la tendencia, con subas interanuales del 1,3% y 2,9%, respectivamente. Sin embargo y al igual que con la construcción, el análisis hacia dentro del sector arroja situaciones verdaderamente críticas como las del sector de muebles y colchones, que cayó un 15,3% interanual en junio, la producción textil que lo hizo un 18,5%, y la profunda crisis que atraviesa la industria automotriz, que retrocedió un 28,7%, donde el dato saliente es la producción de motocicletas, que se desplomó un 45,4%. En este sentido, la noticia de la semana fue la crisis terminal que padece una empresa histórica del rubro como Zanella, que tras bajar la persiana hace quince días en su planta de producción en Mar del Plata, acaba de hacer lo propio con su establecimiento en Cruz del Eje, Córdoba. El conflicto está judicializado y están en juego 85 puestos de trabajo.


Comentarios


El final de la recesión no aparece en el horizonte