El final menos pensado

Roca caía 0-2 con Alvarado; supo darlo vuelta y lo igualó. Cuando iba por el triunfo, los marplatenses lo ganaron en la última jugada.

FEDERAL A

Lo que Deportivo Roca no vivió en nueve fechas lo padeció en cinco días. El miércoles perdió el clásico y el invicto ante Cipolletti, ayer cayó en el Maiolino 3-2 ante Alvarado y ya no es más el líder de la zona 1. En un puñado de días el Naranja perdió el color y el brillo que había lucido en la primera rueda del certamen. La lectura final del encuentro en la fría tarde de ayer cambia su interpretación en el mismo momento en que Brian Cortadi marcó el tanto del triunfo para los marplatenses, en la última jugada del partido. Caso contrario se estaría hablando de la enorme recuperación que tuvo el Depo luego de ir dos goles abajo, y que con juego y principalmente actitud, supo revertir. El Depo entró dormido y Alvarado lo aprovechó en la primera que tuvo. Molina desbordó por derecha luego de combinar con Castillo, tiró el centro y Tello, tras dominar el balón con el pecho y casi de espaldas al arco, venció a Crespo por primera vez en la tarde. La ventaja ayudó a los marplatenses a manejar el ritmo del juego, ayudado por la ansiedad de Roca, que tuvo el balón pero no las ideas claras para golpear en el arco de Pucheta. Alvarado no llegó más en la etapa hasta los dominios de Crespo, aunque el Depo tampoco tuvo muchas. A los 25 un remate de Pachorra Castro se fue apenas afuera y otro de Volken dos minutos después, tuvo un recorrido similar. La más clara fue antes del descanso cuando Morán fue asistido en el corazón del área, pero su disparo se fue apenas alto. A la vuelta de los vestuarios, el DT de Roca Diego Landeiro mandó a la cancha a Fernando Fernández y a JM Vázquez (por Cifuentes y Prioreschi), pero de entrada, otra vez, se repitió la historia. Molina ganó el carril derecho, envió el centro y por el segundo palo apareció Tello, quien anticipó a Valenzuela y marcó el 2-0 para los marplatenses. Landeiro mandó a la cancha a Germi por Castro y apostó todo en pos de la recuperación. A las 27’ llegaría el descuento cuando Morán metió la cabeza para asistir a Fernández, quien 5’ después hizo lo propio con Aguirre. El Naranja resurgía ante el delirio de su gente, a quien se le ahogó el tercer grito cuando el árbitro Sergio Testa, de muy pobre actuación, marcó sin asistencia del línea, una dudosa posición adelantada previo al toque goleador de Germi. En los minutos finales el Depo fue por la gloria, pero el destino del partido le mostró la peor cara. El ingresado Cortadi dominó ante la pasividad de Valenzuela y con un remate cruzado venció a Crespo. Final inesperado para el Naranja, que ayer resignó la cima del grupo y que en la próxima deberá ir por la recuperación a Puerto Ma- dryn.


Comentarios


El final menos pensado