El FMI alerta al mundo con el default argentino como ejemplo

Endurece su posición para la concesión de nuevos créditos

WASHINGTON.- El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Horst Koehler, afirmó ayer que una de las maneras de prevenir eventuales crisis de pagos de la deuda, como la que está aquejando a la Argentina, será "una mayor selectividad en la concesión de crédito".

Preocupados por las consecuencias de la debacle de Argentina, país que redujo los pagos de su deuda pública y podría caer en un definitivo "default", los organismos financieros internacionales y los siete países más ricos del mundo (G7) están buscando la forma de prevenir este tipo de crisis. Sin embargo, esos planes enfrentaron el rechazo de los propios países a los que el proyecto estaría destinado a ayudar. (Ver abajo)

"Debe haber mejores mecanismos para hacer frente a las deudas soberanas insostenibles", dijo Koehler al hablar ayer ante la reunión de la junta de gobernadores del FMI, cita clave de la cumbre del Fondo.

Según Koehler, el Fondo está "procurando formular un enfoque integral para la resolución de crisis que comprenda una política de acceso más clara y previsible, incluida una mayor selectividad en la concesión de crédito del FMI, un análisis sistemático de la sostenibilidad de la deuda y mecanismos más eficaces de reestructuración de la deuda soberana insostenible".

"Actualmente -agregó el titular del Fondo-, en el sector público y en el privado hay acuerdo, en general, en la necesidad de hallar formas de reestructurar la deuda soberana de manera ordenada, oportuna y menos costosa, protegiendo al mismo tiempo el valor de los activos y los derechos de los acreedores".

Este último concepto podría tener una primera aplicación con la Argentina, si se decide pedir al gobierno de Buenos Aires sentarse a discutir con sus principales acreedores una "salida ordenada" de la deuda que reduzca el alcance de las pérdidas.

Sobre la reforma del FMI, Koehler señaló que otra de las otras prioridades del Fondo son "ofrecer una mejor red de protección a los países que aplican políticas acertadas", en la forma como fue ensayada con Brasil, que recibió hace poco un paquete de 30.000 millones de dólares para calmar sus turbulencias .

Además, dijo Koehler, el FMI necesita "políticas más claras y más previsibles en materia de acceso a los recursos" del organismo y que los países miembro "den prueba" de que "están dispuestos a garantizar que el Fondo cuente con recursos suficientes para inspirar confianza en su carácter de ancla del sistema financiero internacional".

México y Brasil resisten

WASHINGTON .- El propósito de las grandes potencias económicas es que los países en desarrollo que caigan en un incumplimiento no se hundan tan profunda o tan fuertemente en una recesión al cesar el pago de sus obligaciones. Otro objetivo sería hacer más fácil y más predecible la vida a los inversionistas de Wall Street.

Sin embargo, dos de los pesos pesados de los países con mercados emergentes, Brasil y México, expresaron rechazo y escepticismo sobre las propuestas.

Wall Street, por su parte, puso en claro que lucharía enérgicamente para evitar que organismos como el FMI intervengan en algo que los mercados consideran sus asuntos.

El viernes, el Grupo de los Siete países más ricos, propusieron que todos los bonos de los mercados emergentes incluyan ahora las llamadas cláusulas de acción colectiva, en las que se detallaría lo que ocurriría si surge un incumplimiento de pagos. La idea ha estado en el tintero desde hace años, pero apenas en los últimos meses comenzó a tener apoyo, después de la suspensión de pagos en la que cayó Argentina. Durante años, Wall Street se opuso a que se incluyeran ese tipo de cláusulas en los contratos de bonos, pero este año dio su apoyo a la propuesta después de que Argentina, alguna vez el país consentido de Wall Street y al que el FMI llegó a considerar un ejemplo estelar de sus reformas, se derrumbó.


Comentarios


El FMI alerta al mundo con el default argentino como ejemplo