El FMI presionó otra vez en favor de los que no entraron en el canje



El FMI volvió a elogiar ayer el canje de deuda de la Argentina, pero también insistió en la necesidad de que el país elabore una estrategia de largo plazo para atender a bonistas que no entraron en el canje.

Así lo indicó el vocero del FMI, Thomas Dawson, durante su habitual conferencia de prensa en Washington, según informaron aquí agencias internacionales de noticias.

Dawson dijo que la reestructuración de la deuda fue "un importante paso adelante" para alcanzar el crecimiento sustentable. Pero volvió a señalar la necesidad de que el país diseñe una estrategia a futuro para los bonistas que no aceptaron la oferta.

"El Fondo le da la bienvenida a la rápida recuperación de la Argentina", sostuvo Dawson. Señaló que "el reciente canje de la deuda representa un paso adelante para alcanzar la meta de largo plazo de crecimiento sustentable".

El vocero del organismo multilateral afirmó que "la Argentina necesitará ahora formular una estrategia a futuro para resolver la situación de los acreedores remanentes". Dijo que ese mecanismo debe ser "consistente con la política del FMI y continuar con las reformas estructurales necesarias".

Por su parte, el ex presidente del Banco Central Mario Blejer consideró que el canje de deuda podría sufrir "otro problema judicial", más allá del que se planteó ante la Justicia de Nueva York, porque "ha quedado mucho dinero afuera" de esa operatoria.

A su criterio, "el problema es que ha quedado mucho dinero fuera del canje (casi 20.000 millones de dólares). Y por eso, hay muchos incentivos para buscar formas que traben la operatoria. No descarto que en el camino pueda haber otro problema judicial".

Blejer sostuvo además que "los bonos no son del Estado sino de los bonistas, y por lo tanto no se los puede embargar". También subrayó que, de habilitarse un nuevo canje para que ingrese el 24% de los acreedores que no lo aceptaron "se haría en peores condiciones que las originales". (AP y Télam)


Comentarios


El FMI presionó otra vez en favor de los que no entraron en el canje