El Fortín jamás se da por vencido

<b>Lanús no pudo descontarle a Boca y Vélez sumó un triunfo motivador.</b>



#

FBaires(Foto: &lt;b&gt;El talentoso Canteros grita con el alma el golazo que le dio el empate parcial a Vélez.&lt;/b&gt; )

Mientras en el ‘mundo Boca’ todos estaban pendientes en la lesión de Lucas Viatri (ver página 3), Vélez le daba una mano al puntero en el cierre de la fecha 11 y a la vez se acomodaba en una posición expectante con el 2-1 a domicilio ante Lanús.

El que debía ganar era el Granate para quedar a 6 unidades del Xeneize, a la altura de los escoltas Rafaela y Racing. Pero como le sucedió varias veces en este campeonato, el equipo de Gabriel Schurrer no consiguió aguantar la ventaja inicial (gol de penal de Diego Valeri a los 35, tras una sanción más que discutida) y ahora El Fortín es quien se esperanza porque sumó su tercera victoria en fila y quedó a ocho unidades.

Admirable la tarea del conjunto de Gareca, porque no hay que olvidar que en este Apertura perdió a jugadores claves como Silva, Moralez y Ricky Álvarez, y que tampoco cuenta en estos días con los lesionados Zapata, Razotti y el Burrito Martínez. En el entorno del Tigre se le da más importancia a la Sudamericana que al torneo local, sobre todo porque está a un paso de cuartos de final. Pero deambula una pregunta: ¿No peleará en dos frentes?

Vélez pegó ambas veces en el final. Perdía 1-0 cuando se iba la primera etapa y hubo alquimia entre los talentos de Héctor Canteros y David Ramírez: el volante central tocó y fue a buscar, el Mago se la devolvió de taco y el pibe la mandó a dormir a la red. Un verdadero poema fue la igualdad.

El ST tuvo un desarrollo intenso, con algunas chances, pero sin mucho fútbol. Los entrenadores movieron los bancos buscando respuestas que no encontraron. Era empate, pero sobre la hora lo ganó Vélez con un cabezazo de Guido Pizarro en contra, tras un tiro libre de Papa. Así, Lanús quedó muy lejos de Boca (a 9) y Vélez se acercó un poco.

Estos últimos partidos que sumamos de a tres nos permiten levantar en lo anímico. Ahora hay que pensar en la Sudamericana


Comentarios


El Fortín jamás se da por vencido