El fuego arrasó 8.000 hectáreas en El Caín

El incendio, que afectó los campos de varias familias, comenzó el domingo por la caída de un rayo

INGENIERO JACOBACCI (AJ).- Miles de hectáreas de pastizales se quemaron en la zona de El Caín, causando pérdidas cuantiosas y dejando los campos devastados. El fuego comenzó durante la tarde del pasado domingo provocado por la caída de un rayo en la zona conocida como “Bajo el Caín”, distante a unos 10 kilómetros al norte del paraje homónimo y al pie de la meseta de Somuncura. Según informaron algunos pobladores de El Caín, el rayo cayó en el campo de José Zgaib, provocando el primer foco que luego de expandió hacia campos vecinos. Durante la madrugada del lunes, el trabajo de los bomberos y de algunos pobladores de la zona llevó a controlar el fuego. Sin embargo el fuerte viento que azotó durante la tarde, con ráfagas de hasta 120 kilómetros, hizo que algunos focos que estaban a punto de ser extinguidos volvieran a encenderse haciendo que las llamas se tornaran incontrolables. En el lugar trabajaron bomberos voluntarios de Jacobacci, Maquinchao, Los Menucos, del Splif de Bariloche y unos 40 vecinos y brigadistas de Maquinchao y El Caín. Las llamas arrasaron con montes de molles, michay, coirones y cientos de metros de alambrados. La situación de mayor tensión se vivió durante la noche del lunes cuando las llamas avanzaba con frentes de 200 metros de largo por cinco de altura que arrasaban con pastizales, alambrados y cuanto obstáculo encontraran en su camino. Unas 400 ovejas que habían quedado atrapadas por el fuego se salvaron de milagro. La rápida acción de los bomberos, que tuvieron que cortar alambrados, derivó en un improvisados arreo a pie para trasladar a los animales hacia un potrero cercano y ponerlos a salvo. “Se quemaron unas 8.000 hectáreas de pastizales afectando los campos de José Zgaib, Carmen y Camilo Pallalaf, Julio Adad y Martina Meli. El fuego llegó a sitiar algunas viviendas pero, por suerte, sólo hubo pérdidas materiales” señaló el director de Defensa Civil de Río Negro, Fabián Ñancucheo. El funcionario agregó que recién durante el mediodía de ayer las llamas fueron extinguidas. “Se trabajó con picos y palas. Se fue rodeando el fuego y dirigiéndolo hacia unas bardas de piedra donde no hay vegetación. Hoy -por ayer- al mediodía logró apagarse y quedó una guardia de cenizas conformada por el Splif y bomberos de Jacobacci”. La gran sequía que afecta a parte de la Región Sur rionegrina ayudó a que las llamas se propagaran rápidamente quemando miles de hectáreas de pastizales. Los campesinos afectados mostraban signos de impotencia y no encontraban resignación por el mal momento que están atravesando. “Como no tuvimos suficiente nieve y lluvia en el invierno, la mayoría de los corderos que nacieron se murieron por falta de comida. Encima el poco pasto que había quedó hecho cenizas. La situación no da para más” señalaron a este diario.


Comentarios


El fuego arrasó 8.000 hectáreas en El Caín