El gabinete “corto” del FpV empieza a crecer

La suba salarial se justificó diciendo que serían sólo 147.





Cerca de 160 funcionarios están en funciones en el gobierno provincial. El número ya superó el tope planeado al inicio de la gestión del Frente para la Victoria, cuando plantearon que gobernarían con 147 cargos políticos. Ese anuncio -que expuso el desconocimiento del funcionamiento del Estado provincial- se utilizó además para justificar el aumento de las remuneraciones políticas. Hoy, esos haberes brutos rondan los 22 mil pesos promedio. Este aumento estuvo en el compromiso del fallecido gobernador Carlos Soria. El resto del desafío propuesto aún está pendiente. “Nuestros funcionarios –decía Soria en su discurso de asunción- tendrán una equiparación salarial que importará un ahorro fuerte a las arcas provinciales… mis funcionarios serán únicamente los necesarios… percibirán un salario acorde al esfuerzo requerido, en definitiva… Serán pocos… ganarán bien y trabajarán mucho, quien no lo entienda así… no podrá ser funcionario”. Además introdujo en ese mensaje que había 397 funcionarios en la administración radical y que su gestión no superaría los 147 cargos. El esfuerzo de su cumplimiento se diluyó. El gobierno consigna que el listado hoy no llegó a los 145 cargos pero, también, es cierto que restan formalizar nombramientos más allá de áreas que no completaron sus equipos ministeriales, como Producción. El número extraoficial oscila entre 155 a 160 funcionarios, cuya formalidades se completarán en las próximas semanas. Esa masa salarial se aproximará a los 3,5 millones, con remuneraciones brutas medias de 22.500 pesos. Este monto supera ampliamente el sueldo formal en la gestión de Miguel Saiz, aunque eso no es parámetro porque la gestión radical contaba con la existencia paralela del régimen de sobresueldos, que investiga la Justicia. Otra tendencia advertida es la propensión a las designaciones de familiares, que se extiende incluso a los órganos de control externo, ratificando así que el oficialismo no disimula su pleno manejo en esas áreas de supervisión estatal. Un simple repaso de la administración de Alberto Weretilneck permite detectar la existencia de diez ministros (incluyendo al Secretario General), tres secretarios de Estado, 19 secretarios ministeriales, 31 subsecretarios, y entre 88 y 90 directores y subdirectores. En realidad, los subdirectores son muy pocos pero se acumulan últimamente propuestas para esas designaciones. Aparecería, en ciertos casos, la figura del director ministerial, que conlleva otro sueldo menor. La Secretaría General –a cargo de Julián Goinhex- tiene cuatro subsecretarios y cuatro directores. Las tres secretarías de Estado -Legal, Función Pública y Medio Ambiente- registran entre cinco y tres cargos superiores. Desarrollo Social alcanza inicialmente 27 cargos, con cuatro secretarios, dos subsecretarios y 20 directores. Gobierno ya registra 16 funcionarios, seis secretarios y subsecretarios más nueve directores. Obras Públicas supera la docena, con un secretario y cuatro subsecretarios más siete directores. Salud ronda la decena -con el Consejo- con tres secretarios y subsecretarios más cinco directores. Economía supera los 15 cargos, con dos secretarios, cuatro subsecretarios cerca de una decena de directores y subdirectores, incluyendo Rentas y Tesorería. El área de Producción ya se acerca a la decena -con tres secretarios- y Turismo supera la media docena. Entre Ipross, Lotería, IPPV y DPA totalizan más de una veintena de cargos. Los órganos de control interno -la Fiscalía de Estado y la Contaduría General- suman otra media docena. (AV)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El gabinete “corto” del FpV empieza a crecer