El Globo volvió a mostrar su vuelo

Con toques de buen juego, despachó a Racing. En los vestuarios, después de la derrota, Caruso Lombardi reiteró que su plazo en Racing vence tras el partido con Boca.

Huracán volvió a vivir. Ayer consiguió como local su primer triunfo en el Apertura tras imponerse a Racing por 3-1, pero lo más importante es que mostró pasajes del fútbol que lo llevaron a ser la sensación del pasado torneo.

Como contrapartida, en la vereda de enfrente, esta nueva derrota sirve para agudizar el mal momento que atraviesa la institución de Avellaneda en lo futbolístico. Fue merecida la victoria del equipo de Ángel Cappa, ante un Racing sin ideas, que sigue sin poder ganar y sumó sólo cuatro puntos sobre 21 posibles.

En la etapa inicial, Huracán fue mucho más que un Racing limitado, conformado para destruir más que para construir y, en consecuencia, impotente y repetitivo al momento de ir en busca del arco de enfrente estando en desventaja. Por eso la diferencia conseguida por intermedio de Ezequiel Filipetto, fue justa y reflejó el dominio territorial que ejerció el "Globo".

En ventaja, Huracán, con un gran trabajo de sus mediocampistas, se defendió con la tenencia de la pelota. A los 41, facturó con un zurdazo de Rodrigo Díaz, para cerrar un primer tiempo muy favorable.

A los 15 del complemento, Rubén Ramírez pudo haber cambiado el curso del partido. Filipetto le cometió penal a Pablo Lugüercio, pero la ejecución del ex Colón fue contenida por Monzón.

Por si la malaria para Racing aún no fuera suficiente, cinco minutos después Patricio Toranzo sacó un disparo exquisito que pasó por encima de un adelantado De Olivera y marcó el 3-0.

Final del juego. Ni el descuento de Grazzini a siete minutos del epílogo reanimó a los jugadores visitantes. La suerte estaba echada.


Comentarios


El Globo volvió a mostrar su vuelo