El gobierno acusa a Menem de desprestigiarlo

El jefe de Gabinete dijo que el expresidente afirmó que "este gobierno no termina su mandato" y "que se nota con mucha claridad que Menem está en una campaña de desprestigio". Eduardo Menem salió a replicarle, afirmando que en el gobierno "creen que criticar es desestabilizar". Tam



BUENOS AIRES- En una nueva embestida de la Casa Rosada contra los sectores que buscarían su desestabilización, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, involucró al ex presidente Carlos Me-nem en "una campaña de desprestigio" contra el gobierno al recordar que fue el riojano "el que ha dicho" que esta administración "no termina su mandato".

Aunque aclaró que se basó sólo en declaraciones del ex jefe del Estado y dijo desconocer "si ha tomado otro tipo de acciones", Fernández advirtió que "no hay que ser demasiado perspicaz" porque "se nota con mucha claridad que Menem está en una campaña de desprestigio del gobierno".

Esta manifestación fue respondida por el senador Eduardo Menem, quien acusó al gobierno de "querer imponer la teoría del pensamiento único" porque "no admite discrepancias ni objeciones que se le hagan a sus políticas".

"Creen que criticar es desestabilizar. Es como que quieren imponer la teoría del pensamiento único", señaló el legislador, para agregar que "tienen una ma-nía obsesiva por la década del 90".

Eduardo Menem consideró que la acusación de "leninista" que su hermano hizo a Kirchner "es un pecado venial frente a cosas que el gobierno dice" sobre el ex presidente y ante el accionar del ministro de Justicia, Gustavo Beliz, "para que lo metan preso con la complicidad de algunos sectores judiciales".

Según el senador, "lo que dice el ex presidente es irrelevante frente a los ataques que recibe. Todos lo días le tiran con munición gruesa, de todos los calibres", se quejó, para recordar que esa actitud "no se compatibiliza con el orden democrático". Aseguró que su hermano "en diez años y medio no persiguió a nadie, no hizo listas negras, no amenazó a periodistas".

Fernández volvió a acusar a políticos opositores, analistas y economistas de "sensibilizar de un modo adverso a la sociedad argentina y a la comunidad de negocios" y, aunque dijo no saber si "son cercanos al menemismo" resaltó que "representan ese pensamiento".

"Hubo analistas que se han reunido con inversores y les han transmitido que es muy posible que el gobierno no pueda terminar su mandato. Eso mismo lo dice el ex presidente Menem, amén de acusarnos de leninistas y no sé de cuántos disparates más", resaltó.

"Si a eso se suma que ha habido acciones concretas de economistas que visitaron centros económicos para hablar de lo mal que se está en la Argentina y que algunas de esas acciones se desarrollaron una semana después de que el presidente visitó Nueva York, la verdad que es muy difícil no pensar que hay acciones concretas que tienden a sensibilizar de un modo adverso a la sociedad argentina y a la comunidad de negocios", advirtió.

Por su parte, el líder de Recrear, Ricardo López Murphy, uno de los dirigentes nombrados por Kirchner entre los que buscan volver al pasado, aseguró que no lo van a "intimidar" con las denuncias de una supuesta conspiración y aclaró que su insistencia por preguntar sobre temas del país "no es un complot, es la tarea vital, decisiva e imprescindible que debe hacer la oposición, y lo vamos a hacer". (DyN)

Piden "extraditar a los corruptos"

QUITO (AP)- Argentina, que ha pedido infructuosamente a Chile la extradición del ex presidente Carlos Menem, espera que los gobiernos americanos hagan "un esfuerzo colectivo" para una cooperación judicial y apurar las extradiciones de personas acusadas de corrupción, dijo ayer el canciller argentino Rafael Bielsa.

"Argentina es un país que tiene dificultades en la lucha contra la corrupción, es cierto, pero me parece que tenemos que hacer un esfuerzo colectivo muy grande" para combatirla, dijo Bielsa en rueda de prensa en el entorno de la XXXIV Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos.

Refiriéndose al tema central de la asamblea, que es el combate a la corrupción, destacó que "el domingo hemos firmado (los cancilleres) un documento precisamente sobre cooperación judicial", para promover la prontitud en procesos de extradición de personas demandadas en sus países natales por corrupción. Por eso cuando un país no accede a un pedido de extradición, "lo que tendremos que hacer es insistir jurídicamente hasta obtenerlo".

Menem reside en Chile desde febrero luego de arreciar las acciones judiciales en su país, en donde se negó a comparecer ante el juez Jorge Urso, asegurando que es víctima de una persecución política.

"La corrupción es una enfermedad que no se cura con un remedio, es una epidemia a la que es necesario rodear de un cordón sanitario", agregó Bielsa.

Los cancilleres están reunidos en Quito para aprobar una declaración que no tiene fuerza de ley y que propone la extradición de personas acusadas de corrupción y la confiscación de sus bienes y retorno a sus legítimos dueños.


Comentarios


El gobierno acusa a Menem de desprestigiarlo