El gobierno apura a la SEPI por Aerolíneas

Los exhortan a asumir "los compromisos que les corresponden".

BUENOS AIRES- El gobierno salió ayer en bloque a apuntar a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales para resolver la crisis de Aerolíneas Argentinas y Austral, mientras la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico anunció que realizará hoy una presentación ante el Ministerio de Trabajo por falta de pago de los salarios adeudados a unos 200 empleados despedidos.

El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, y el secretario General de la Presidencia, Nicolás Gallo, coincidieron en señalar la importancia de las gestiones de la SEPI, propietaria del 85 % de las acciones de las líneas aéreas, en la solución del conflicto.

Colombo dijo que "esperamos una actitud más decidida de la SEPI y que asuman ellos los compromisos que como directivos les corresponden", al tiem-po que agregó que "lo más importante es que quienes son accionistas asuman la responsabilidad que les toca".

"El gobierno tiene que aportar a esta solución una mayor ocupación de todo el tema de este sector, porque otras empresas están atravesando dificultades cuyo personal también está con problemas; acá nadie se puede hacer el distraído y decir que es el problema de otro, y más aún los directivos", continúo el jefe de Gabinete.

El expresidente Carlos Menem vivió los efectos de la crisis de Aerolíneas en la noche del sábado, cuando un grupo de manifestantes que repudiaba su responsabilidad en la privatización de la empresa lo obligó a ingresar a los estudios de Canal 13 por una puerta lateral.

Por su parte, Bullrich advirtió a la SEPI que "deberá pensar cuál será su camino y ver qué otras alternativas plantea frente a esta situación" y agregó que el gobierno "va a hacer lo imposible para que no se pierdan las fuentes de trabajo". (Ver aparte)

Gallo calificó de "muy difícil" y "complicada" la situación que atraviesa la aerolínea de bandera tras "tantos desaciertos y tantas gestiones lamentables durante tantos años".

"La empresa, para poder hacer frente a los mecanismos reales de la economía de hoy, en el mundo globalizado, necesita tener una política comercial por parte del Estado muy sólida", dijo.

En otro orden, el titular de la APTA, Ricardo Cirielli, volvió a apuntar sobre el gobierno español, a quien "se le debe exigir un plan serio" para la viabilidad de la empresa aérea de bandera.En declaraciones a radio América, Cirielli manifestó que hoy solicitará al Ministerio de Trabajo que la SEPI "pague los salarios" de unos 200 trabajadores despedidos, que no recibieron los sueldos adeudados.

Cirielli explicó que los trabajadores despedidos deberían cobrar los salarios "del uno al 24 de abril", cuando comenzó el conflicto tras la decisión de la SEPI de realizar un nuevo recorte de personal.

Los 200 técnicos que habían sido despedidos en el principio del conflicto entre los gremios y la SEPI, aún no pudieron percibir los salarios adeudados, que debían cancelarse el viernes pasado, cuando el gobierno depositó los 16,2 millones de pesos que los españoles exigían para pagar los sueldos.

"Es muy fácil venir a presionar a los gremios, pero se le debe exigir al gobierno español un plan serio", dijo Cirielli y que los técnicos "pedimos estabilidad empresaria y que hay que tener inversiones en serio".

A su turno, la diputada y secretaria General de la Asociación Argentina de Aeronavegantes, Alicia Castro, apuntó todas sus críticas a la gestión de Bullrich, porque "obra como si fuera la gerente de personal de los españoles. A Bullrich no le molesta que hayan rematado hasta los repuestos; los trabajadores fueron los únicos que tuvieron un comportamiento productivo, eso evidentemente no se lo cree nadie salvo los del ministerio de Trabajo", apuntó Castro.

Bullrich: "No se perderán fuentes de trabajo"

BUENOS AIRES (DyN)- El gobierno nacional "va a hacer lo imposible para que no se pierdan las fuentes de trabajo" en Aerolíneas Argentinas a raíz del conflicto entre los gremios y el holding español dueño de la compañía.

Además de garantizar la continuidad laboral, la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, advirtió a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) española, propietaria del 85 % de la empresa aérea, que "deberá pensar cuál será su camino y ver qué otras alternativas plantea frente a esta situación".

En declaraciones a radio América, Bullrich aseguró que el gobierno nacional "va a hacer lo imposible para que no se pierdan las fuentes de trabajo" si fracasa la negociación entre la empresa y los dos gremios en conflicto.

"La empresa tiene que decir qué va a hacer. Si frente a la incapacidad de haber logrado este primer acuerdo -nuevo capital a cambio de acuerdos gremiales con estabilidad laboral- deberá trabajar rápido sobre otras hipótesis, que espero no sea la peor", sostuvo.

Dijo que "mi consejo es decirle a los gremios que hablen urgente con la empresa para saber qué es lo que va a hacer, es el camino natural".

La ministra además evaluó que "desde la perspectiva del largo plazo la situación sigue muy indefinida porque hay una necesidad de capital que en estos momentos la empresa no tiene".

No obstante, señaló que "es una salida que con más dinero la empresa pueda llevar a cabo un plan" aunque en ese caso habría "un estricto control" y que "por eso propusimos una comisión de seguimiento financiero".

"En la medida que alguno de los gremios no acepte este plan, la empresa deberá pensar cuál es su camino. Nosotros vamos a hacer un seguimiento diario y no vamos a dejar que se pierda la fuente de trabajo, de ninguna manera", reiteró.


Comentarios


El gobierno apura a la SEPI por Aerolíneas