El gobierno avanza con la ley antievasión 

El Ejecutivo espera que el paquete sea tratado a partir de hoy. Limitará transacciones en efectivo y agilizará el cobro de las deudas. Se creará una fuerza especial para combatir el contrabando.



Buenos Aires (Infosic). El Gobierno enviará hoy al Congreso su plan antievasión, una batería de medidas tendientes a reducir la alta evasión impositiva, que actualmente ronda en 25 mil millones de pesos.

El plan estará acompañado también por la creación de una fuerza especial, dedicada a dar lucha contra el contrabando -otra alta fuente de evasión- que mueve más de 1.500 millones de dólares anuales.

El ingreso del proyecto oficial al Congreso se produce en momentos en que se conoció que casi la mitad de los trabajadores argentinos está en negro y la evasión previsional supera el 80% en algunas provincias.

El paquete antievasión contiene ocho puntos, que fueron anunciados el viernes último por el jefe de Gabinete, Rodolfo Terragno.

Entre ellos: la limitación a las transacciones en dinero en efectivo (bancarización); cheque cancelatorio; un sistema electrónico de control de faena; facultades a la AFIP de vender mediante licitaciones carteras de crédito de difícil cobrabilidad.

Además establece normas para evitar el contrabando, especialmente en el sector de exportaciones de cigarrillos y combustibles, que alcanza a los 200 millones, según las cifras de las propias tabacaleras.

También ordena la creación de un sistema integrado de información entre la AFIP y todos los organismos afines del interior del país para mejorar la fiscalización del pago de impuestos.

El capítulo sobre el contrabando de cigarrillos y combustibles dispone que en las exportaciones de estos dos productos “en las que se constate que la declaración difiere de lo que resulta de la comprobación, se impondrá al exportador una multa igual a cinco veces el importe de los impuestos internos y el impuesto sobre los combustibles líquidos y gas natural que se hubiesen eximido y o reintegrado en caso de haber pasado inadvertida la maniobra”.

También se fija un régimen especial simplificado para las empresas constructoras que facturen hasta 12 millones de pesos, que pueden ser compañías contratistas o subcontratistas de obras, públicas y privadas.

El plan abarcará únicamente el pago de los tributos previsionales con el fin de combatir el trabajo en negro en ese sector, que alcanza al 70%.

Por último se contempla la eliminación del sistema de bloqueo fiscal, como medida adicional a la moratoria impositiva.

Terragno pidió a los legisladores la “urgente” aprobación del paquete, debido a la “crítica situación fiscal” del país, aunque no quiso dar una proyección sobre el aumento en la recaudación impositiva que se producirá con la norma.

Reflotan el proyecto para reglamentar la consulta popular

Buenos Aires (Télam).- El proyecto de consulta popular retomará un nuevo impulso esta semana con la reunión que mantendrá el ministro del Interior, Federico Storani, con senadores, ante quienes explicitará la posición del Ejecutivo.

Storani se reunirá mañana con los integrantes de la comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, para informarlos sobre la reglamentación de la consulta popular, prevista en la Constitución, que faculta a los ciudadanos a sancionar una ley por el voto popular y obliga al Congreso a tratar el proyecto.

El recurso de la consulta popular fue incorporado a la Constitución Nacional en 1994, pero su reglamentación fue demorada por razones políticas desde entonces, aunque cobró vigencia en los últimos días cuando el gobierno y la CGT consideraron ese recurso como una alternativa para destrabar la discusión por la reforma laboral. La Consulta Popular está contemplada en el artículo 40 de la Constitución Nacional, dentro del capítulo segundo, referido a los nuevos derechos y garantías y, junto a la Iniciativa Popular, constituye uno de los instrumentos de democracia semidirecta incorporados a la Carta Magna, donde los convencionales constituyentes delegaron en el Congreso la reglamentación de materias, procedimientos y oportunidad de la Consulta Popular.

Moyano amenaza con una movilización

Buenos Aires (INFOSIC). Como el diálogo con el gobierno “no le sirve al trabajador”, el sindicalismo utilizará “todas sus herramientas” para impedir que se transforme en ley el proyecto de Reforma Laboral y realizará una “movilización” al Congreso para cuando se trate la iniciativa, anunció ayer el designado secretario general de la CGT, Hugo Moyano.

Ante la férrea oposición al proyecto desde el sector sindical, legisladores de la Alianza reconocieron en las últimas horas que la iniciativa “es permeable” a modificaciones propuestas por los gremialisas, en tanto “sirvan para mejorarla”.

El senador radical Leopoldo Moreau salió a responderle a Moyano y sostuvo que “cualquier intento de confrontación es perjudicial”, e instó al dirigente a consensuar una reforma laboral “a través del diálogo” sin alterar “los principios básicos de esta ley”.

En el mismo sentido se manifestó el presidente del bloque radical de la Cámara alta, Raúl Galván, quien aseguró que los legisladores de la Alianza son “permeables a todo lo que pueda mejorar el proyecto” de ley y votarían cambios a la propuesta del Gobierno “si es para mejorarla”. El legislador indicó que De la Rúa “tiene una gran formación democrática y un gran respeto por el Congreso” y destacó que los hombres de la UCR tienen “autonomía de decisión”. En esa línea se había manifestado días atrás el ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, quien señaló que el gobierno “está dispuesto” a introducir modificaciones diseñadas por el PJ en el proyecto original.

Pretenden esquivar a Flamarique

Buenos Aires (Télam).- Mientras el debate sobre la reforma laboral se trasladará esta semana al Congreso, la CGT cuestionó ayer al ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, y sugirió al gobierno la apertura de nuevas vías de negociación al margen de la cartera laboral.

“Si tenemos un funcionario que es terco, que es un político pero que no tiene la idoneidad para conocer lo que estamos discutiendo, uno tiene que buscar nuevas puertas”, afirmó el jefe cegetista, Rodolfo Daer, en alusión a Flamarique.

En ese sentido, los jefes sindicales ya estuvieron buscando nuevos contactos en la Jefatura de Gabinete y el Ministerio del Interior, pues se consideran con “libertad y autoridad para hacerlo”, según dijo Daer.

No obstante, el propio Fernando de la Rúa ratificó la semana pasada que el único interlocutor autorizado para pilotear las conversaciones con el sector sindical es Flamarique.

“El ministro, en lugar de crear confianza para las charlas, tiene la costumbre de hacer comentarios no de frente, sino por atrás. No tiene la humildad y la honradez de detener el debate y armar una mesa de consenso”, disparó Daer.

Flamarique y la central sindical se cruzarán esta semana en la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados.


Comentarios


El gobierno avanza con la ley antievasión