“El gobierno convirtió la restricción externa en un problema mayúsculo”



Mirada histórica y fundada en el desarrollo. Es la del contador público e historiador Diego Rubinzal, docente universitario y columnista habitual del Suplemento Cash, en el matutino Página 12. En diálogo con Pulso, Rubinzal analizó la coyuntura, los anuncios en materia de precios, y definió lo que hace falta para volver a crecer.

PREGUNTA: ¿Cómo ve la economía de 2019?
RESPUESTA: Las medidas económicas implantadas por la alianza Cambiemos, en especial respecto al modelo aperturista en lo comercial y financiero, levantando todo tipo de regulaciones, lograron incrementar la vulnerabilidad de la economía argentina. En términos históricos, el principal problema del país es la falta de dólares. Lo que hizo ese conjunto de medidas es provocar que aquello que era un ‘desafío’, se transforme en un ‘problema mayúsculo’.

P: ¿Es correcta la administración de la crisis?
R: El rumbo elegido hasta ahora no hace más que profundizar la crisis. Hay un manejo muy errático de todas las variables económicas. Lo que sucede con las tasas de interés y la intervención en el mercado cambiario, es un claro ejemplo.

P: ¿La vulnerabilidad radica en la imposibilidad de intervenir?
R: Tal como están dispuestas hoy las normas de intervención en el mercado cambiario, con bandas de flotación tan amplias, y con fuertes limitaciones en cuanto al monto con el que el Banco Central (BCRA) puede intervenir, eso resulta en una posición muy vulnerable frente a ataques especulativos o incluso frente a la posibilidad de que quienes tienen excedentes financieros en pesos, decidan dolarizarse.

P: ¿Qué opina del desarme de las Lebac y su reemplazo por Leliqs?
R: Muchos señalábamos en su momento que las Lebacs eran una bomba de tiempo. Lo cierto es que cuando asumió esta gestión, el stock de Lebac era de aproximadamente $300.000 millones, y que se lo multiplicó por cuatro. El desarme de las Lebac y su reemplazo por Leliq, tiene como aspecto positivo que los únicos suscriptores de Leliq son los bancos, los cuales son pasibles de regulación vía la normativa del BCRA. Ello torna la situación en ‘más manejable’. Sin embargo es relativo, porque la contrapartida de las Leliq son los depósitos de los ahorristas.

P: ¿Es viable un esquema de ‘bono compulsivo a largo plazo’ para el desarme de las Leliq?
R: Es posible. Yo estimo que antes de llegar a un instrumento de tipo ‘compulsivo’, se podría avanzar en algún tipo de bono ‘negociado’ con los bancos. Creo que ello sería mucho más viable en un futuro mediato. Especialmente si se tiene en cuenta que el nivel de tasa actual se ubica en torno al 66%, pero al observar el interés compuesto la capitalización anual es cercana al 100%.

Los acuerdos de precios solo pueden ser viables en el corto plazo si el dólar se mantiene estable y no se verifican aumentos tarifarios de gran magnitud.

P: ¿Qué hay de los anuncios en materia de precios?
R: Creo que son contradictorios. El gobierno siempre planteó una visión monetarista de la inflación, y es evidente que el diagnóstico falló, porque aun con contracción monetaria tenemos la inflación más alta de los últimos 28 años. En Argentina tiene una componente inercial, que desde hace varios años ronda el 20-25%. Y a su vez, esa componente se potencia cuando se producen importantes incrementos de costo, como puede ser una fuerte de valuación o un tarifazo.

P: ¿Sirve un acuerdo de precios?
R: Es una herramienta válida en el corto plazo, pero solo es efectiva en la medida en que los otros elementos ‘colaboren’ en la misma dirección. El dólar debería permanecer estable, y no verificarse aumentos tarifarios de gran magnitud. De lo contrario es imposible para el empresario o comerciante no trasladar a precio el aumento de costos.

P: ¿Qué hace falta para volver a crecer?
R: Dos cosas. En la coyuntura, este gobierno deja una pesada herencia en materia de endeudamiento externo, y una magnitud de vencimientos que lucen imposibles de pagar sin renegociación. Hay que pagar vencimientos por u$s 150.000 millones en los próximos cuatro años. Es necesario buscar mecanismos para renegociar. Segundo, a mediano plazo, reactivar la demanda agregada, en el marco de un programa de desarrollo integral que permita superar definitivamente la restricción externa que históricamente padece la Argentina. El faltante de dólares solo se puede salvar transformando la actividad productiva, y exportando más de lo que se importa.

Perfil

Diego Rubinzal
Diego Rubinzal es Contador Público Nacional de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y posgraduado en economía en UNL y FLACSO. Es periodista económico del Suplemento Cash de Página/12 y Se desempeña como profesor de “Economía Política” en la UNL. Autor de los libros “Historia Económica Argentina 1880-2009”, “Alfonsín: política y economía en tiempos del gobierno de Raúl Ricardo Alfonsín” y “Economía política para todos: una mirada desde la periferia”.

Comentarios


“El gobierno convirtió la restricción externa en un problema mayúsculo”