La muerte del 10: El mundo despide a Diego

"El gobierno está probando su propia medicina"

El jefe comunal de Zapala relativizó las quejas del sobischismo por la escasa cantidad de unidades que le tocarán a la provincia. No obstante, dijo que pedirá que se amplíe el cupo.




NEUQUEN (AN).- El intendente de Zapala, el frentista Raúl Podestá, aseguró ayer que los cuestionamientos de los funcionarios del gobierno provincial al cupo que Nación le asignó a Neuquén dentro del plan federal de construcción de viviendas, es una pincelada de la política que aplica contra los municipios de la oposición. "La provincia está probando su propia medicina", advirtió. De todos modos, reconoció que "son pocas" las 1.400 casas que le corresponden a la provincia de un total de 120.000 que se ejecutarán en las distintas provincias. Por eso, adelantó que "vamos a pelear a nivel nacional para que se amplíe el cupo".

En la misma frecuencia se expresó el intendente peronista de San Martín de los Andes, Jorge Carro. "Neuquén acaba de recibir un cupo más bajo del que esperaba -consignó-. No conozco los criterios que adoptó el gobierno nacional para el reparto, pero creo que no fue beneficioso para la provincia".

Carro se entrevistó ayer, en esta ciudad, con el presidente del Instituto Provincial de la Vivienda y Urbanismo (IPVU) y de la Agencia de Desarrollo Urbano Sustentable, José Oser, a raíz de la crisis habitacional que enfrenta San Martín de los Andes. Puntualizó que hay alrededor de 1.000 personas a la espera de una solución habitacional en esa ciudad, aunque la cifra probablemente disminuya después de que finalice la depuración del padrón.

Reveló que Oser comprometió la construcción de unas 400 viviendas para la localidad por intermedio de distintas operatorias que el IPVU y la Agencia asignarán en un plazo máximo de 2 años. Además, hay 100 casas sociales adicionales que se entregarán en forma directa el año próximo. Podestá observó que la provincia desde hace unos 8 años que no construye viviendas sociales en esa localidad, y subrayó que el déficit habitacional asciende a unas 1.500 unidades. "El último plan de viviendas se entregó en 1996 y luego sólo hubo algunas planes esporádicos", enfatizó. "Zapala no existe en los anuncios de obra pública", remató.

Dijo que le ha planteado distintas alternativas al gobierno provincial para edificar casas sociales. Y rememoró que durante la pueblada de Zapala, que ocu

rrió en 2001, el gobernador Jorge Sobisch se comprometió, en un acta, a destinar 1.600.000 pesos para la construcción de viviendas sociales que nunca se ejecutaron.

"Comparto que son pocas las viviendas para Neuquén", señaló en referencia a la cuota que le otorgó el gobierno nacional en el programa federal. "Pero el gobierno provincial también hace un manejo discrecional con los fondos de la obra pública", dijo Podestá. Consideró que con la puesta en marcha de la agencia de desarrollo urbano sustentable la situación se complicará aún más, "porque lo que solicitamos son viviendas sociales cuyos beneficiarios no pueden pagar una financiación bancaria tal como prevé la agencia". "Lo que hoy les duele a ellos (por el gobierno provincial) lo hacen permanentemente con Zapala porque la distribución de los fondos para obra pública se hace a gusto y entre los municipios aliados", confió.

Carro le bajó el volumen a las críticas y puso en duda de que la falta de viviendas sociales en la localidad que gobierna sea porque pertenece a la oposición.


Comentarios


"El gobierno está probando su propia medicina"