El gobierno evalúa rescindir con Aguas Argentinas y reestatizar la firma

Solá sugirió que se podría crear una empresa mixta.



La posibilidad de que el Estado argentino rescinda el contrato de concesión del servicio de agua potable y cloacas que tiene con la empresa Aguas Argentinas tomó ayer fuerza luego de que el gobernador bonaerense, Felipe Solá, sugirió la creación de una compañía mixta entre la Nación y la Provincia para realizar esa prestación.

Por su parte, el jefe del bloque de diputados justicialistas, José María Díaz Bancalari, ratificó que en las negociaciones entre el gobierno y la operadora francesa de Aguas Argentinas “en ningún momento se habló de aumento de tarifas”, y señaló que en la renegociación de los contratos con las privatizadas, la última palabra la tendrá el Congreso.

En un primer momento, el ministro Roberto Lavagna afirmó que el gobierno había ofertado a Aguas Argentinas un aumento del 18% en la tarifa, información que luego fue desmentida, enojo del presidente Néstor Kirchner mediante, por los ministros Alberto Fernández y Julio de Vido.

Solá, quien viajó junto a Kirchner a Francia, participó de varias reuniones con distintos empresarios que tienen intereses en las compañías de servicios privatizadas, entre ellas el grupo Suez, operador de Aguas.

Luego de que Kirchner y la comitiva mantuviera una “fuerte discusión con el directivo de la empresa” francesa Yves Thilbault de Silguy, Solá señaló que “existe la posibilidad de que se rescinda el contrato desde el gobierno nacional con Aguas Argentinas”.

En un mensaje emitido a través de radio Provincia, el gobernador mencionó como probable solución la creación de “una empresa mixta entre la Nación y la Provincia que tome y brinde ese servicio a todos los bonaerenses”. Además, Solá manifestó que han recibido “exigencias” de la empresa francesa que no están “dispuestos a soportar, ni como gobierno nacional ni como gobierno provincial”.

Entre dichas exigencias, el gobernador mencionó la intención de la empresa de que “se pesifiquen sus deudas con el gobierno argentino, que s le de un seguro de cambio, que ningún argentino tiene frente al dólar, y también que se le aumenten las tarifas”.

Según denunció el mandatario, “la empresa hizo inversiones en aquellos lugares donde estaba seguro que iba a cobrar la tarifa”, y estimó que “debería invertir 400 millones de dólares para poner las cosas en su lugar”.

En tanto, el jefe de bloque de Diputados, José María Díaz Bancalari, relativizó las fricciones surgidas en el seno del gobierno luego de que el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, desmintieran el anuncio formulado anteayer por el titular de Economía, Roberto Lavagna, sobre una propuesta para aumentar 16 por ciento las tarifas a cambio de inversiones.

“También lo escuché a Lavagna desmintiendo, creo que hubo un malentendido, pero lo cierto y lo concreto es que no se habla de tarifas, se está hablando de inversiones”, señaló el diputado.

El presidente Kirchner tenía previsto regresar a la Argentina ayer a las 19, por lo que se estima llegará hoy a Buenos Aires a las ocho de la mañana.

Nota asociada: Reacciones: Críticas y elogios por negociaciones  

Nota asociada: Reacciones: Críticas y elogios por negociaciones  


Comentarios


El gobierno evalúa rescindir con Aguas Argentinas y reestatizar la firma