El gobierno insta a bonistas a adherir ahora al canje

Kirchner reiteró que no habrá modificaciones.



El presidente Néstor Kirchner volvió a advertir ayer a los acreedores que se sumen al canje de la deuda en default, cuyo proceso concluye este viernes, porque “no habrá otra oferta” por parte del gobierno argentino.

“Quedan cuatro días, que se presenten porque no hay otra oferta, se los digo con todo cariño”, aseveró Kirchner, durante un acto que celebró en Casa Rosada acompañado por el gobernador bonaerense, Felipe Solá.

Por su parte, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, afirmó ayer a la mañana que “la marcha del proceso (del canje de deuda) es normal” y refirió que la reestructuración “termina el viernes 25, como estaba previsto”.

Por radio Rivadavia, el funcionario admitió que no tiene previsto “abundar” en cuestiones que hacen a la situación en la que quedarán aquellos tenedores de bonos en default que no entren al canje.

Kirchner, en tanto, sostuvo que desde el gobierno nacional “tenemos que remediar el endeudamiento y el default que generaron otros y que ahora van juntos”, en referencia a la alianza entre los ex presidentes Carlos Menem y Adolfo Rodríguez Saá.

“Ahora están juntos el que endeudó la Argentina y el que declaró el default. Ambos levantan las políticas de los '90, esta es la hipocresía que vive la sociedad argentina”, se quejó el mandatario.

No obstante, Kirchner subrayó que “los argentinos tenemos espalda y este pingüino tiene la voluntad y la tenacidad a fondo para que junto a ustedes vamos a llevar la Argentina adelante”.

“Las puertas se abren generalmente por la manija, si la manija está cerrada una patadita no se le hace mal”, indicó.

Hasta el viernes 11 de febrero, según los datos proporcionados por el Bank of New York a la CONSOB de Italia, el agente de cambio global de canje, se canjearon bonos por un volumen de 38 mil millones de dólares.

“A lo largo de estos (últimos) tres años la Argentina ha hecho, desde el peor momento de la crisis hasta ahora, reformas estructurales fenomenales”, dijo el ministro Lavagna.

Dentro de esas reformas incluyó la unificación de la moneda, con el rescate de los bonos provinciales y nacional y enumeró en cambio otras pendientes, que sin embargo desligó de imposiciones del organismo multilateral.

“Hay una serie de reformas que no son una cuestión de imposición (de los organismos de crédito) sino que el país debe asumir por sí mismo”, aclaró.

Al respecto, mencionó que “debemos consolidar varias tendencias. Entre ellas, el extraordinario superávit fiscal que se ha conseguido que es un récord absoluto”. En este sentido, ayer se conoció que el Estado tuvo un ahorro fiscal en enero de 1642,5 millones de pesos, un 3,5% más que igual mes del 2004.

Hasta el momento, el Fondo sólo se pronunció de manera elíptica sobre la reestructuración de la deuda al aludir a la necesidad de un significativo grado de adhesión a los nuevos bonos, lo que hoy ya dan por descontado incluso representantes de los ahorristas italianos, los más duros en la contrapartida del gobierno.

 

(DyN/Télam)

Desde Italia reconocen que será exitoso

El abogado de bonistas italianos, Mauro Sandri, reconoció ayer que el canje de deuda será finalmente exitoso, aunque volvió a fustigar la actitud del gobierno argentino al considerar que “no se puede pensar que se puede amenazar así a todos los acreedores y hablar de un éxito”.

Si bien este viernes es la fecha formal del cierre del canje lanzado el pasado 14 de enero, se espera que entre hoy y mañana los principales fondos de inversión decidan su ingreso a la operación, ya que ayer se conmemoró el Día del Presidente en los Estados Unidos y no hubo transacciones.

Además, ante el riesgo de que un abrupto ingreso de adhesiones sature los sistemas, algunos bancos en Wall Street ya anunciaron que sólo recibirán órdenes para ingresar al canje hasta el miércoles.

Toda la atención está centrada en el plano internacional ya que en el mercado local los comentarios dan cuenta de un nivel de adhesión superior al 80 por ciento, muy por encima del nivel previsto por el gobierno nacional.

Sobre este aspecto, el ex presidente del Banco Central Mario Blejer insistió ayer en que el canje de deuda en default “podría superar el 80 por ciento” de aceptación. No obstante, advirtió que la salida de la cesación de pagos “no debe ser tomada como un éxito” sino como “la solución de un problema”. “En junio del año pasado yo ya veía que el nivel de aceptación sería bastante alto y en ese momento hablé del 80 por ciento. Creo que es más o menos lo que podemos esperar, incluso podría superar ese porcentaje y acercarse al 85 por ciento”, afirmó Blejer.

(Télam)


Comentarios


El gobierno insta a bonistas a adherir ahora al canje