Alerta: Cómo serán los cortes en los puentes

El gobierno intenta estimular inversiones

Crearán un fondo fiduciario de desarrollo forestal, con parte de las regalías petroleras, aportes del tesoro y multas. Financiarán nuevas plantaciones.



#

Preocupa el riesgo de que comience a faltar madera.

VIEDMA (AV)- La tala masiva de álamos, como materia prima del abastecimiento de aserraderos, motivó las alarmas oficiales ante el riesgo de que comience a escasear el recurso.

En ese sentido, avanza una iniciativa legislativa destinada a estimular inversiones con la creación de un Fondo Fiduciario de Desarrollo Forestal.

Los recursos saldrán de un porcentaje de los ingresos que tiene la provincia por regalías petroleras, aportes del Tesoro provincial, multas establecidas en esta norma y reintegros del mismo fondo.

Se financiará con ello nuevas plantaciones, manejo racional de podas, protección de plagas y capacitación de productores.

Los aspirantes a créditos deberán presentar un proyecto de plantación, manejo o protección, mientras que el Ministerio de Producción, como autoridad de aplicación, tendrá que verificar las garantías y avales que resulten necesarias a fin de garantizar la devolución de los fondos y la superficie máxima a financiar anualmente a cada beneficiario.

Tendrán vedada la posibilidad de acceder a créditos quienes se encuentren en mora en otros regímenes de promoción económico-productiva, y los deudores de la Dirección de Rentas de Río Negro.

La propuesta ya tuvo curso favorable en primera vuelta legislativa a partir de proyecto elaborado por José Luis Rodríguez (legislador de la UCR) y Francisco Castro (representante parlamentario de la Democracia Progresista).

En los argumentos, los responsables de la propuesta dicen tener datos alarmantes sobre la situación de deforestación. De seguir con el nivel de cortes de alamedas con el ritmo actual -se apuntó- en los próximos cinco años la provincia entrará en una situación de crisis entre la oferta y demanda de madera para abastecer los aserraderos de la provincia.

Esto provocaría una emergencia en la actividad industrial y el desempleo en el sector. Se puso como ejemplo que ya los valores de alameda en pie trepó de 25 pesos la tonelada, tres años atrás, a aproximadamente 100 en la actualidad.

Incluso, la Dirección de Bosques -dependiente de ese ministerio- compartió los planteos, confirmando que en muy corto plazo la provincia deberá importar de otras regiones forestales la madera necesaria.

Una vez que se ponga en marcha, no sólo se promovería la recuperación de la masa forestal nativa y la reconversión productiva a través de emprendimientos foresto-industriales.

Ello permitiría al mismo tiempo el recupero de los montes abandonados, creando un mecanismo que oriente el crédito hacia este tipo de tareas productivas de reconversión forestal.

En los estudios previos a consolidar este tipo de promociones se observó que en numerosas chacras se ha tornado como una preocupante costumbre aplicar el aserrado sobre las cortinas de álamo, sin reimplantaciones, en el marco de un nuevo modo productivo que privilegian mayor luz solar sobre peras y manzanos. Esto atentaría contra la continuidad de la producción de álamos que necesitan como mínimo más de un lustro para alcanzar un desarrollo comercial.


Comentarios


El gobierno intenta estimular inversiones