El gobierno intentó despegarse y recibió a Bonafini

Funcionario de De Vido admitió en el Congreso que aportaron$ 765 millones para las Madres, pero que no tienen “trato directo”.



Mientras el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, recibía ayer a la titular de la Fundación Madres de Plaza de Mayo en la Rosada, el subsecretario de Obras Públicas, Abel Fatala, afirmó en el Congreso que el Gobierno no tiene “trato directo” con institución que lidera Hebe de Bonafini en la construcción de viviendas sociales.

Fatala explicó que su nexo es “con las jurisdicciones” donde se llevan adelante las obras, ante la comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados.

El funcionario además negó que el Estado haya destinado 300 millones de dólares a la fundación de las Madres para financiar las obras.

“No existe esa cifra”, aseguró Fatala y señaló que desde 2008 a la fecha se han aportado “765 millones de pesos” para “la construcción de viviendas y obras complementarias”.

“Lo que no se dice -y que todos sabemos- es que los intendentes y los gobernadores tienen las empresas impuestas a dedo y no pueden hacer nada. Ustedes le condicionan a qué empresa tienen que contratar”, disparó el diputado Juan Morán de la Coalición Cívica al subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Luis Alberto Bontempo.

El funcionario se encontraba ante la comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados junto con Abel Fatala, para dar explicaciones.

“Ha habido mucha hipocresía en algunas respuestas. Está claro que el mecanismo es ‘le mandamos la plata a las jurisdicciones provinciales o municipales y ellos son los que contratan’”. Son los gobernadores y los intendentes lo que se tienen que hacer cargo de los controles”, aseguró el legislador.

“No se lo voy a permitir, diputado, porque es una acusación”, aseguró Bontempo.

En tanto, la visita de Bonafini a Casa Rosada fue difundida por la agencia oficial Télam, se produjo fuera de agenda y fue de incógnito.

Desde poco antes de las 10.30 y durante poco más de media hora, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo estuvo reunida con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Enfundada en un poncho rojo, pantalones negros y un sombrero, la dirigente de derechos humanos rehusó realizar declaraciones a los periodistas que la abordaron a la salida de la Casa de Gobierno.

Tampoco hubo información oficial sobre el encuentro.

Se descuenta, sin embargo, que el jefe de los ministros y Bonafini hablaron de las sospechas que pesan sobre el manejo de los recursos que el Estado destinó a la construcción de viviendas populares a través de la fundación de las Madres. (DyN)


Comentarios


El gobierno intentó despegarse y recibió a Bonafini