El gobierno iraquí retoma los ataques en Najaf

Fracasaron las negociaciones, en fuerte desafío hacia los EE. UU.



BAGDAD (AFP) – El gobierno iraquí decidió reiniciar las operaciones militares en Najaf, donde ayer fracasaron las negociaciones con el movimiento del jefe radical chiíta Moqtada al Sader para poner fin a los intensos combates registrados en la ciudad santa de los chiítas desde hace nueve días.

Durante este tiempo, la violencia se ha propagado a otras ciudades, especialmente a Samarra, donde el ejército estadounidense afirmó que había matado a unos 50 insurgentes.

“Lamento mucho anunciarles el fracaso de los esfuerzos para resolver pacíficamente la crisis en Najaf”, declaró el sábado el asesor para la seguridad nacional, Muaffak al-Rubai, durante una conferencia de prensa.

A la pregunta de si el fracaso de las negociaciones significaba la reanudación de las operaciones militares, Rubai contestó: “Sí, van a reanudarse”.

Un portavoz de Moqtada Sader acusó ayer al primer ministro iraquí Iyad Allawi de haber roto las negociaciones destinadas a poner fin a los combates en Najaf, epicentro de la revuelta chiíta, en una declaración al canal Al Jazeera de Qatar.

“Nos habíamos puesto de acuerdo con al-Rubai en todos los puntos” de discusión, aseguró Alí Sumeisim. “Pero el primer ministro interino Iyad Allawi puso fin (a las negociaciones) y llamó (a Rubai) a Bagdad, mientras las tropas norteamericanas se dirige hacia Najaf desde dos frentes”, agregó.

Los enfrentamientos estallaron hace nueve días entre los milicianos, que defienden un reducto de un kilómetro cuadrado en el casco antiguo de Najaf en torno al mausoleo del imán Alí, y las fuerzas estadounidenses que apoyan a las iraquíes.

Sader dijo que está dispuesto a aceptar “cascos azules” de la ONU en sustitución de la Fuerza Multinacional que es una “fuerza de ocupación”, afirmó su portavoz en Najaf, Ahmad Chaibani.

Añadió que “Sader estaba dispuesto a entrevistarse con el representante de la ONU si se lo pedía”. El enviado especial en Irak del secretario general de la ONU Kofi Annan, Ashraf Jehangir Qazi, llegó el viernes a Bagdad para participar en la Conferencia Nacional que debe inaugurarse hoy y lanzar así el proceso democrático con miras a las elecciones de enero de 2005. Sader rechaza participar e esta conferencia.

Qazi hizo un llamado para que se solucione pacíficamente el conflicto en Najaf, a unos 100 al sur de Bagdad.

Anteriormente, Ahmad Chaibani afirmó que en las negociaciones habían conseguido que su movimiento “pudiera conservar su armamento”.

Allawi exigió la partida de los rebeldes y el desarme de las milicias. En una entrevista en la cadena de televisión Al-Jazeera, Sader también afirmó que los iraquíes deseaban la dimisión de Allawi. Destacó que él mismo rechazaría cualquier cargo de responsabilidad mientras se mantenga “la ocupación estadounidense”. Mientras tanto, varios miles de manifestantes apoyaban pacíficamente a Sader con una sentada el sábado a las puertas de Najaf.

El portavoz de Sader indicó que esta manifestación continuaría “para obtener la renuncia de Iyad Allawi, del ministro del Interior y de la Defensa así como la del gobernador de la provincia de Najaf”, Adnan al-Zorfi.

Una gran delegación procedente de Falluja, la ciudad rebelde sunnita del oeste de Bagdad, se reunió con los responsables religiosos de Najaf. Según un religioso sunnita de Falluja, la delegación también viajó para “condenar lo que sucedió a sus hermanos de Najaf y protestar contra las destrucciones en la ciudad santa”.

Por otro lado, el ejército norteamericano anunció que había matado a unos 50 miembros de la guerrilla cerca de la ciudad de Samarra, al norte de Bagdad, después de haber lanzado bombas de unos 230 kilos sobre posiciones rebeldes. El hospital general de Samarra indicó que había recibido los cuerpos de 25 personas y 86 heridos. En Hilla, ciudad mayoritariamente chiíta a 100 km al sur de Bagdad, los policías iraquíes retomaron el control de dos comisarías ocupadas durante varias horas por las milicias de Sader.

Nota asociada: Pedido de colaboración Las bajas en las batallas La ayuda de Alemania


Comentarios


El gobierno iraquí retoma los ataques en Najaf