El gobierno italiano enfrenta su peor crisis



Actualizado a las 12:48

ROMA (Télam-SNI).- El partido de la Unión de Demócratas Cristianos (UDC) se retiró hoy del gobierno italiano, en otro golpe al primer ministro Silvio Berlusconi días después de la debacle electoral de su coalición de centroderecha. En la peor crisis política en los cuatro años de gobierno de Berlusconi, el titular de la UDC, Marco Follini, anunció que el partido decidió retirar a sus cuatro ministros del gabinete y urgió a Berlusconi a reformar su gobierno y cambiar sus políticas.

Follini dijo que la decisión obedece a la negativa del premier a aceptar estos pedidos, que su partido comenzó a formular tras la derrota oficialista en las recientes elecciones regionales, en que la oposición de centroizquierda ganó en once de trece regiones. No obstante, la UDC dijo que mantendrá su apoyo parlamentario a la coalición de gobierno y con ello la mayoría legislativa de centroderecha, para “relanzar, con más fuerza, la alianza para llegar a la victoria en 2006”.

La UDC, uno de los cuatro partidos de la coalición de gobierno, insistía desde los comicios en que la dura e inesperada derrota demostró que el gobierno necesitaba un cambio radical si quería ganar las elecciones generales de 2006. Pero Berlusconi rechazó las exigencias y los líderes de la UDC decidieron hoy abandonar el gobierno para obligarlo a cambiar de postura, dijo Rocco Buttiglione, una de las figuras centrales de la UDC y hasta hoy ministro de Asuntos Europeos italiano.

“El liderazgo de la UDC aprobó retirar su equipo del gobierno y reitera que se debe trabajar por la creación de un nuevo Ejecutivo liderado por Berlusconi”, dijo Buttiglione. Berlusconi debe decidir ahora entre seguir adelante con los otros tres partidos de la coalición o entablar negociaciones con la UDC para la formación de un nuevo gobierno con un nuevo programa, que debería ser sometido a la aprobación parlamentaria.

También podría, aunque Berlusconi ya lo rechazó, renunciar y rechazar formar un nuevo gobierno. El presidente Carlo Azeglio Ciampi debería entonces convocar a elecciones o tratar de formar un nuevo gobierno alternativo.

Piero Fassino, líder del principal partido opositor, los Demócratas de Izquierda, exigió la renuncia de Berlusconi. “La decisión de la UDC crea una crisis polítical que no puede ser ocultada ni disfrazada. El primer ministro debe renunciar hoy”, dijo Fassino en un comunicado.


Comentarios


El gobierno italiano enfrenta su peor crisis