El gobierno nacional reclamó la detención de Patti

Lo vinculan con crímenes durante la dictadura.



A casi 50 días de las elecciones, el gobierno reclamó ayer a la Justicia la detención del candidato a diputado bonaerense Luis Patti por su presunta vinculación con una serie de crímenes ocurridos durante la última dictadura, y reprochó los argumentos del ex subcomisario que quiso vincular esas denuncias a una campaña política “sucia”.

“Acá hubo una guerra sucia que fue la de la represión ilegal y los crímenes de lesa humanidad. Eso fue sucio. Querer llevar a la Justicia a quienes puedan resultar culpables de los crímenes no es sucio, es una obligación ética del Estado”, afirmó ayer el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde.

Duhalde rechazó una intencionalidad política detrás de esta denuncia que fue iniciada en octubre del año pasado contra el ex intendente de Escobar y hoy candidato del Partido de la Unidad Federalista (PAUFE), aliado de la candidata a senadora María Hilda “Chiche” Duhalde, enfrentada a la también postulante y primera dama Cristina Fernández de Kirchner. “No es que se hacen denuncias porque él es candidato; en todo caso hay que ver si Patti no es candidato por estas denuncias”, le contestó ayer el gobierno, a través del secretario Duhalde. La detención de Patti y otro cinco supuestos represores fue reclamada hace dos semanas por el fiscal de San Nicolás Juan Murray, los hijos de la víctima de la dictadura Gastón Roberto José Goncalvez y la agrupación HIJOS de desaparecidos, pero el pasado jueves el juez federal nicoleño Carlos Villa

fuerte Ruzo devolvió el expediente al representante del Ministerio Público pidiéndole más elementos para ordenar una medida de esas características.

Ayer Duhalde se presentó ante el juez con un escrito en el que planteó que el Estado quiere ser querellante en la causa que investiga la privación ilegal de la libertad, las torturas y el homicidio de Goncalvez -padre del músico Claudio Goncalvez, actual bajista del grupo “Los Pericos”-, Ana María del Carmen Granada y María del Carmen Fettolini, junto a Omar, Fernando y María Eugenia Amestoy.

Según el escrito, el Estado le planteó al juez que “existen motivos más que suficientes como para ordenar la detención y recibir declaraciones indagatorias a Luis Aberlado Patti, Carlos Alberto Azzaro, Juan Fernando Meneghini, Omar José Marelli, Jorge Muñoz y Manuel Sain Amant, y quienes resulten coautores, instigadores, cómplices, partícipes de cualquier clase y/o encubridores de los delitos denunciados”.

Patti trabajaba en la comisaría de Escobar el día del golpe militar, el 24 de marzo de 1976, cuando Goncalvez fue secuestrado y llevado a esa dependencia donde fue golpeado y torturado hasta que lo llevaron a Campo de Mayo y su cadáver apareció en el paraje El Cazador, en la ruta 4, el 2 de abril de 1976.

“Podría terminar preso” antes del 23 de octubre

BUENOS AIRES (ABA).- En medio del crecimiento de la pelea entre kirchneristas y duhaldistas, una alta fuente gubernamental confió anoche a este diario que el ex comisario Luis Patti, aliado de “Chiche” en la provincia de Buenos Aires, podría “terminar preso” antes del 23 de octubre.

En los pasillos de la Rosada, frustrada la iniciativa kirchnerista para intervenir al PJ nacional y por extensión al bonaerense (lo que hubiese servido para birlarle la sigla y los signos partidarios al sector enemigo), se apunta directamente a Patti por su presunta responsabilidad en la desaparición de personas cuando era oficial de la policía provincial. Las denuncias son de vieja data y están en poder de la justicia, pero es evidente que el acuerdo entre Patti y “Chiche” reactivó los mecanismos para que el ex intendente de Escobar “haga campaña en los tribunales federales”.

El vocero consultado señaló textualmente: “La justicia está investigando bien este tema. Ya ha dispuesto arrestos en distintas jurisdicciones y no es de descartar que también Patti termine entre rejas”.

Patti está furioso. Afirma que es el ataque “más sucio” que le ha tocado vivir y que el presidente Kirchner y el gobernador Solá están detrás de las denuncias. “Que se dediquen a gobernar. Están nerviosos – disparó ofuscado -, porque “Chiche” se acerca en las encuestas y porque Cristina desconoce la realidad bonaerense. La queremos ver tomando mate con los pobres”.

Desmintiendo que se trata de un simple escarceo con fines electoralistas, cada vez se agrava más la guerra entre los dos sectores peronistas. En las últimas horas, el PJ bonaerense dominado por Eduardo Duhalde, sacó la primera publicidad televisiva, donde carga duramente contra la frase de Aníbal Fernández. El ministro del Interior había manifestado que “a la marcha se la pueden meter en el c…”, lo que le valió una dura reprimenda del Presidente, durante el viaje que realizaron de Buenos Aires a General Roca, el jueves pasado.


Comentarios


El gobierno nacional reclamó la detención de Patti