El gobierno negó haber influido sobre el juez Rafecas

Aníbal Fernández negó vinculación con "la campaña". Piden ir contra los involucrados para recuperar la plata.

El gobierno de Kirchner salió a negar toda influencia en la Justicia Federal para que avance la causa por el presunto reparto de coimas a senadores por la que deberá declarar, como acusado, el ex presidente Fernando de la Rúa.

"No hay nadie que haya buscado influir" en la voluntad del juez federal Daniel Rafecas, dijo ayer el ministro del Interior, Aníbal Fernández, al referirse al magistrado que el martes procesó por cohecho al ex titular de la cartera de Trabajo, Alberto Flamarique, al ex jefe de la SIDE Fernando de Santibañes, a seis ex senadores nacionales y al arrepentido Mario Pontaquarto.

Por su parte el fiscal nacional de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, exhortó al gobierno de Kirchner a "ir en contra de las personas involucradas" por la vía de una demanda civil para recuperar "los 5 millones de pesos/dólares del patrimonio estatal" que, según Rafecas, fueron robados al erario público.

El propio Rafecas, en realidad, dedicó párrafos de una resolución de 1.020 carillas para encomendar al Estado que promueva una demanda civil para recuperar los fondos pagados en sobornos, los cuales correspondían -según el juez- a partidas asignadas a la SIDE.

El ministro del Interior, en tanto, dijo que constituye una "torpeza absoluta" atribuir la dura resolución judicial al gobierno y a la proximidad de los comicios legislativos que medirán la aceptación de Kirchner y en los que competirá la senadora y primera dama Cristina Fernández.

La administración Kirchner "no tiene relación directa con los distintos estamentos de la Justicia", aseveró el ministro del Interior, y rechazó toda posibilidad de "emparentar" el fallo que dictó Rafecas "con las elecciones" de octubre próximo.

Por su parte, Garrido opinó que en la causa por el reparto de coimas que habría enmarcado en el año 2000 la sanción de la ley de Reforma Laboral, existen "sobrados elementos" de prueba contra los senadores y ex funcionarios del Estado procesados por cohecho.

 

Elogios del fiscal

Nombrado titular de la Oficina Anticorrupción en el gobierno de De la Rúa (1999-2001), Garrido celebró, empero, la resolución de Rafecas, a la que definió como "una verdadera sentencia por su extensión, por la profundidad de su contenido, y por la valoración de las pruebas que realiza".

El fallo, para Garrido, "demuestra la necesidad" de dictar "verdaderas sentencias en la etapa" de instrucción de una causa para luego poder "llevar a juicio determinados casos de corrupción" sin riesgos de que la debilidad de las evidencias termine por anular el caso.

De la Rúa será indagado por su presunta responsabilidad en el reparto de sobornos, pero Rafecas aún no ha fijado fecha para la audiencia.

El magistrado lo ubica en la cúspide de una pirámide en la que confluyeron el accionar de Flamarique y De Santibañes. "Tenía el poder más que suficiente para impedir" el pago de las coimas, afirmó.

La citación del expresidente estará sujeta a un reconocimiento del arrepentido en el despacho presidencial de la Casa Rosada que se realizará el 24 de setiembre. (DyN, Télam y R.Central)

Notas asociadas: Costanzo: "Yo no tengo la plata" ANÁLISIS: Un fallo que utiliza el sentido común

Notas asociadas: Costanzo: "Yo no tengo la plata" ANÁLISIS: Un fallo que utiliza el sentido común


Comentarios


El gobierno negó haber influido sobre el juez Rafecas