El gobierno rechazóinformes de crisis energética

Documento oficial preveía dificultades en este verano. Propone flexibilizar normas sobre agua en el Comahue. EE.UU. habló de un "desequilibrio" de oferta/demanda.

#

Una de las alternativas que se manejan es potenciar el accionar de las represas de la región en el verano.

BUENOS AIRES (DyN/Redacción central) - El gobierno, a través del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, volvió ayer a negar la posibilidad de una crisis energética y aseguró que invierte mucho para garantizar el suministro, luego de difundirse un informe oficial de principios de año que pronosticaba dificultades para el este verano.

No sólo eso, menciona como una de las posibles soluciones flexibilizar las normas de manejo de agua en el Comahue, algo que seguramente traerá preocupación entre los chacareros, por tratarse de plena temporada frutícola.

Fernández destacó ayer a radio Mitre las obras realizadas para sostener el crecimiento y mejorar "notablemente" el abastecimiento. Ya el viernes el presidente Néstor Kirchner había admitido la falta de inversiones en el sector, aunque negó que haya crisis energética. También descartó que exista una crisis y minimizó un informe del departamento de energía de los Estados Unidos, que advierte que la demanda energética crece más rápido que la producción.

Otro informe se conoció ayer, donde la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) precisaba en febrero de este año que "el sector ingresó en 2004 en un estado crítico por efecto de la escasez de gas natural y, a partir de 2006, ingresará paulatinamente en una crisis de insuficiencia de generación eléctrica de no incorporarse en breve nuevo equipamiento que aporte energía".

El documento, publicado por el diario La Nación, ya admitía a principios de año la existencia de una situación "extremadamente dificultosa". "Se evalúa como extremadamente dificultosa la operación durante semanas calurosas del verano 2006/2007 con bajas reservas o potenciales ENS (energía no suministrada) de potencia/energía; aunque mitigable con recursos extraordinarios (por ejemplo, una flexibilización en las normas de manejo de agua de las centrales de Comahue)", precisó el informe.

Agrega que esas formas de mitigar la escasez le han significado un récord al sistema: se trata de la primera vez en la historia que se alteran las normas de legislación previstas para el Comahue. "Se deja correr un poco más de agua por los ríos Limay, Negro y Neuquén, algo que debe hacerse de manera paulatina y cuidadosa, para no afectar los cultivos de frutas de las orillas", dice.

Algo parecido pasa con las normas para el almacenamiento en los embalses. Se elevaron losniveles de agua. Un técnico que conoce el sector lo describió ayer a La Nación con una alegoría: "Es como decir que en casa, como norma, la nena no puede volver nunca después de las 12. Bueno, ahora, estamos dejando a la nena volver a la 1. Ojo, no son actos irresponsables. Se aplica con precaución".

Por su parte, Fernández destacó las inversiones realizadas por el Gobierno durante los últimos años. También minimizó un informe del Departamento de Energía de Estados Unidos que señala que la demanda de gas, petróleo y electricidad crece más rápido que las producción. "Tenemos 12.000 millones de pesos previstos en obra y están en ejecución alrededor de 6.000 mi

llones de pesos que nos permiten mejorar el suministro notablemente", señaló el ministro. Es "obvio" que "si no se hacen las inversiones va a faltar energía", como dice el trabajo, pero destacó que el Ejecutivo "está haciendo" las obras. Además, negó que "la oferta se haya mantenido estable. No es real", se quejó.


Comentarios


El gobierno rechazóinformes de crisis energética