El gobierno salió a defender a Campos

No le pedirán la renuncia hasta que su procesamiento no esté firme.



El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, sostuvo ayer que el Gobierno no tiene previsto pedirle la renuncia al secretario de Agricultura, Miguel Campos, procesado por un presunto caso de corrupción, "en tanto y en cuanto", dijo, ese fallo no está firme y va a ser "apelado" por el funcionario involucrado.

Fernández señaló que si la sentencia del juez federal Rodolfo Canicoba Corral contra Campos fuera ratificada, el caso tendría "otro estadio procesal" y el Gobierno podría decidir en consecuencia, pero reiteró que "éste es un fallo de primer instancia" y "tiene aspectos muy cuestionados desde la visión del secretario de Agricultura"."Campos me ha expresado que lo va a apelar, así que veremos cómo evoluciona la apelación" antes de tomar cualquier resolución, insistió el jefe de Gabinete, en declaraciones a radio América.

Canicoba Corral procesó el jueves al secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos bajo los cargos de administración infiel y violación de sus deberes como funcionario por haber incluido en el reparto de la Cuota Hilton, para el período 2004-05, a frigoríficos que no reunían las exigencias mínimas para acceder a ese beneficio.

El magistrado le trabó, además, al funcionario un embargo de 10 millones de pesos sobre sus bienes.

Consultado sobre si el Ejecutivo planea pedirle la dimisión a Campos, el jefe de Gabinete contestó: "No, en tanto y en cuanto este fallo todavía no está firme". "Este es un fallo de primera instancia que, según me transmitió Campos y he podido ver yo el contenido de lo que el juez ha dicho, tiene aspectos muy cuestionados desde la visión del secretario de Agricultura", señaló.

Fernández destacó que el secretario de Estado le transmitió personalmente su decisión de apelar la medida en su contra. "Me ha expresado que va a apelar (el fallo), con lo cual el procesamiento no es una medida firme. Vamos a ver cómo evoluciona este tema", remarcó. (DyN)


Comentarios


El gobierno salió a defender a Campos