El gobierno se suma a los actos de condena



BILBAO.- El presidente del gobierno regional vasco, Juan José Ibarretxe, anunció ayer la convocatoria de paros silenciosos para hoy por el asesinato a manos de ETA del concejal del Partido Popular (PP) en Durango Jesús María Pedrosa.

Ibarretxe, que leyó un comunicado de condena del atentado, dijo que el Gobierno vasco se sumará además a las movilizaciones que organicen el Ayuntamiento de Durango, el Partido Popular y el sindicato nacionalista ELA, al que estaba afiliado el edil asesinado.

El presidente regional hizo este anuncio tras una reunión extraordinaria del Gobierno vasco, al que el Partido Popular pidió ayer que rompiera definitivamente todos sus lazos con ETA y su brazo político, Herri Batasuna (HB), tras el asesinato del concejal (ver aparte).

Frente a las peticiones de ruptura con la banda terrorista y HB que le lanzó el Partido Popular, Ibarretxe dijo que “hoy tenemos que estar unidos para exigirle rotundamente de nuevo a ETA que respete la voluntad del pueblo vasco y desaparezca”.

También hizo un llamamiento a los partidos políticos para no convertir el crimen en un “ariete de confrontación social” y para que, “entre todos, seamos capaces de diseñar el camino de la paz. ETA ha matado a un representante de la democracia y ha atentado contra todos los demócratas”, señaló. (EFE)

Brazo político lamenta el asesinato

SAN SEBASTIAN- La coalición Euskal Herritarrok (EH, brazo político de ETA) lamentó ayer el asesinato del concejal del Partido Popular (PP) Jesús María Pedrosa, y aseguró que el crimen “muestra que a este país le sobran las condenas de cualquier tipo y está más necesitado que nunca de soluciones”.

En un comunicado, la coalición independentista vasca, que no ha condenado hasta ahora ninguno de los atentados de la banda armada, señaló que el asesinato de Pedrosa es un hecho “trágico” y que con él, “una vez más, el conflicto político se ha mostrado en su máxima crudeza”.

“Vivimos momentos trágicos en lo humano y lo político, que exigen de todos nosotros (…), que no caigamos en dinámicas estériles de condenas que, por repetitivas y reiterativas, no aportan absolutamente nada a la búsqueda de soluciones y no evitan que muertes como las de hoy sucedan”, agrega la nota. (EFE)

Piden el rompimiento con terroristas

ESPAÑA- El Partido Popular (PP) pidió ayer al gobierno regional vasco que rompa definitivamente todos sus lazos con ETA y su brazo político, Herri Batasuna (HB), tras el asesinato del concejal de los “populares” en Durango Jesús María Pedrosa.

El concejal había sido amenazado en varias ocasiones por ETA y familiares de presos de la banda terrorista se habían llegado a manifestar frente a su domicilio.

El asesinato, quinto perpetrado por la banda desde que rompió la tregua el pasado mes de diciembre y primero de un miembro del PP desde dicha fecha, conmocionó de nuevo a la sociedad española y a la clase política, que en gran medida dirigieron sus mensajes a pedir el aislamiento de ETA y su brazo político, la coalición independentista Herri Batasuna (HB).

El secretario general del PP, Javier Arenas, dijo que es “un disparate” que el partido que gobierna en el País Vasco mantenga “un diálogo permanente” con ETA y HB, e instó a su presidente, Juan José Ibarretxe, a abstenerse de convocar unilateralmente concentraciones de repulsa por el último asesinato.

Arenas, destrozado por la muerte de su compañero en Durango, expresó su “profundo dolor” ante esta nueva acción de la banda terrorista ETA, pero estimó que en estos momentos tanto la sociedad vasca como la española obligan a mantener “la serenidad y la firmeza”.

En términos similares se expresó el presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, quien, tras visitar a los familiares de Jesús María Pedrosa, declaró que los asesinos están buscando una “limpieza étnica e ideológica de quienes no nos movemos en clave nacionalista”.

El dirigente del PP vasco rechazó las condenas y los pésames “de los fariseos que tienen pactos con ETA y HB”. “Lo que tienen que hacer es romper estos pactos porque este país no se puede construir a base de metralletas y de bombas”, dijo. (EFE)

Morir en Durango, un domingo

José María Pedrosa, 57 años, casado con dos hijas, era un “viejo militante” del sindicato nacionalista local ELA-STV, informaron fuentes de esta central sindical.

El asesinato es el segundo, en poco tiempo, que se realiza un día domingo. Tanto el concejal Pedrosa Urquiza, como el miembro del Foro del Ermua, José Luis López de la Calle han sido ultimados ese día.

La policía estudia, en base a este dato, que se trate de varios comandos legales, es decir, que no están fichados por la policía y lleven una vida normal durante la semana, o bien, que éstos aprovecharan la escasa vigilancia de los domingos.

Pedrosa es el primer miembro del PP asesinado por ETA desde el pasado 3 de diciembre, día en que los terroristas dieron por finalizada la tregua decretada 14 meses atrás.

El sindicato expresó ayer su más sentido pésame, solidaridad y ánimo a su mujer, Mari Carmen, a su hija Ainhoa, ambas militantes de ELA, y a su hija Estibaliz.

La víctima había sido amenazado en reiteradas oportunidades, pero se negaba a tener custodia y, hasta el hartazgo, decía sentirse muy seguro en su pueblo: “Con guardaespaldas o sin guardaespaldas, iremos todos los días al Ayuntamiento a hacerlo lo mejor que podamos. “Miedo, miedo…somos humanos, miedo no tengo, pero muchas veces sí que me pongo a pensar en ello”, solía decir cuando lo alertaban del peligro.

La última navidad recibió el macabro aviso de una botella. Un recipiente de agua vacío con una pegatina donde se le recordaba que mientras él iba a cenar tranquilo, había decenas de etarras que iban a pasar la fiesta en la cárcel.

El concejal, pese a todo, realizaba todos los días el mismo recorrido. Todos los días pasaba por el mismo lugar donde ayer fue abatido.

En una reciente entrevista a Radio Nacional expresó: “No se si voy a ir al cielo o al infierno, procuraré ir al cielo. Lo que sí sé es que voy a ir desde Durango”.


Comentarios


El gobierno se suma a los actos de condena