El gran secreto de las momias egipcias 02-11-03

Descubrieron cómo era el método para que se conservaran en tan buen estado





Un equipo de investigación alemán develó el misterio de cómo los antiguos egipcios momificaban a sus muertos, al usar un método científico sofisticado para rastrear hasta un extracto de cedro la sustancia que utilizaban para preservarlas.

Químicos de la Universidad de Tuebingen y del Instituto Doerner de Munich repitieron un antiguo tratamiento a base de madera de cedro y descubrieron que contenía un químico preservativo llamado guayacol.

«La ciencia moderna finalmente ha hallado el secreto del por qué algunas momias pueden durar miles de años», dijo Ulrich Weser, de la Universidad de Tuebingen, el miércoles pasado.

El equipo luego probó los químicos hallados en el derivado del cedro en chuletas de cerdo frescas. Descubrieron que tenía un efecto altamente antibacterial sin dañar el tejido.

Los hallazgos, publicados en el periódico científico Nature, sorprenderán a los egiptólogos, quienes pensaban que el aceite embalsamador era extraído del enebro en vez del cedro.

El equipo también probó los extractos de enebro pero hallaron que no contenía el preservativo guayacol. Weser indicó que, a pesar de las antiguas menciones del «cedro-enebro», los expertos creían que el enebro sería la fuente debido a los similares nombres griegos y algunas momias fueron halladas aferrando bayas de enebro.

Los ladrones de tumbas obligaron a los antiguos egipcios, quienes momificaban a sus muertos con la esperanza de que pudieran vivir eternamente, a enterrar a los líderes fallecidos en lugares profundos. La descomposición era más rápida, por lo que tuvieron que encontrar un preservativo, así como echar sal a los cadáveres.

El equipo extrajo el aceite de cedro usando un método mencionado en un trabajo de Plinio el Viejo, un enciclopedista romano que escribió acerca de un ungüento embalsamador llamado «cedrium». Aunque no hay descripciones de cómo se hacía la brea, los egiptólogos habían pasado por alto los datos de Plinio porque fueron escritos siglos después.

El equipo descubrió que su brea de madera de cedro contenía el preservativo clave guayacol. «Pudimos demostrar la precisión de los escritos de Plinio con ciencia del siglo XXI», afirmó Weser. Fue crucial para la investigación del equipo el hallar material no usado que había sido colocado cerca de la excelentemente preservada momia de «Saankh-kare», de 2.500 años. Esto les permitió realizar el análisis químico de la brea no afectada por el contacto con los tejidos. (Reuters)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El gran secreto de las momias egipcias 02-11-03