El Granadero en Termas

Rossi ganó con su Chevrolet, a pesar de sus quejas.





#

“El hincha de Chevrolet tiene que saber que una victoria de la marca se va a dar por un aborto de la naturaleza, como pasó con Christian Ledesma en Buenos Aires”. Las palabras de Matías Rossi se escucharon después de que Ford arrasara en Centenario. El destino le tuvo una sorpresa al “Granadero”, quien ganó la quinta fecha del TC en Termas de Río Hondo. El primer paso lo dio en la serie. Se impuso con un ritmo veloz que le permitió largar la final desde la cuerda. El segundo lo dio en la largada. Aguantó a Mariano Werner y se escapó en la punta. Después aprovechó la lucha entre piloto de Ford y Mariano Altuna para tomar un poco de ventaja. Después, Diego Aventín superó a Altuna y se puso a la cola de Werner. En la vuelta diez entró el auto de seguridad y eso puso paño frío a la lucha. En el reinicio, Rossi siguió en la vanguardia y Aventín le ganaba el segundo lugar a Werner. Ese fue el momento de acelerar al máximo al Chevrolet para tratar de mantener la diferencia que tenía sobre su nuevo escolta. El “Pumita” se tiró a ganarle el primer lugar. En la vuelta 11 se le puso a la par, pero la cuerda quedó en manos de Rossi. Las siguientes también fueron al todo o nada en un auténtico duelo entre Chevrolet y Ford. Aventín volvió a intentar un sobrepaso, pero Rossi aguantó aprovechando que su auto andaba mejor en los sectores trabados. Eso le permitió aguantar el ata-que del “Pumita”, quien a dos vueltas intentó la heroica. El podio lo completó Gabriel Ponce de León, quien en la vuelta 14 logró pasar a Werner. Con este resultado, se convirtió en el nuevo líder del certamen, aprovechando el abandono del marplatense Christian Ledesma, por un toque de Maxi Juan. No es la primera vez que Rossi se tiene que “comer sus palabras” por un buen resultado. El año anterior se quejó de que el motor delChevrolet del JC Competición no andaba. Horas después de hacer esas declaraciones logró la “pole” en Buenos Aires. Pero eso es una anécdota. En Termas de Río Hondo manejó como nunca. Se defendió con uñas y dientes de Aventín, por eso ganó.

Matías desplegó todo su talento en el imponente circuito de Temas y logró una valiosa victoria en la quinta del TC.

DyN

“Con Aventín peleamos muy limpio. Fuimos muchas veces a la par, pero lo pude aguantar, aunque no me sobró nada”.


Comentarios


El Granadero en Termas