Atenas, una campaña para el recuerdo

En su segunda temporada en el TNA fue la gran sorpresa y estuvo a un paso del título en la Conferencia Sur.



1
#

Aplausos en el último acto “griego”.(Foto: Marcelo Ochoa )

2
#

Atenas, una campaña para el recuerdo

Por mucho tiempo se hablará en la Comarca de esta histórica actuación de Atenas de Patagones y entre las anécdotas quedará ese quinto juego final en Olavarría, por el título de la Conferencia Sur del Torneo Nacional de Ascenso. Sobre todo porque cuando no salieron las jugadas, cuando la fortuna tampoco jugó a favor, el Griego recurrió a la actitud aunque no alcanzó.

Estudiantes lo ganaba por 12 (79-67) cuando restaban menos de 50 segundos y las más de 3.000 almas ya festejaban el triunfo en el Maxigimnasio de con el cántico “vamos a volver”, en referencia a regresar a la Liga Nacional como en años anteriores.

Pero esas voces se apagaron cuando tres triples consecutivos achicaron la distancia a 4 (80-76) y restaban 18 segundos para el final. Incluso cuando quedaban 10 segundos Cutley sacó otro tiro desde la tercera dimensión pero la pelota coqueteó con el aro y no quiso entrar y ahí volvió el aliento en el estadio de Olavarría.

Finalmente el segundo de la fase regular logró cerrar una serie que se le hizo más difícil de lo que esperaba, tuvo enfrente a un equipo que encontró solidez en los playoffs y que además entregó todo. Nunca se dio por vencido, como aquel quinto juego frente a Tomás de Rocamora en la reclasificación cuando estaba con un pie afuera y a segundos del final lo dio vuelta.

Esta vez no alcanzó esa actitud. No estuvo efectivo o la pelota no quiso entrar y la fortuna le sonrió al club histórico y que se armó para ascender. Pero todos van a recordar esta gran campaña de Atenas.

Después de mucho tiempo, desde aquel Depovi que logró el ascenso en 1994, ningún equipo de la Comarca había llegado tan lejos en la categoría como lo hizo Atenas en apenas dos temporadas.

Por eso la derrota no empaña el logro de haber llegado a una final, sin ser favorito porque tuvo una fase regular para el olvido pero se conformó como equipo en los playoffs y siempre paso a paso. Sin pensar demasiado hacia adelante, dejando en el camino a equipos con más experiencia en la categoría y dando batalla hasta el minuto final en la pelea por el título de la Conferencia Sur.

Es lo más lejos que llegó Atenas en competencias nacionales. Un club de una localidad de apenas 30.000 habitantes que le hizo fuerza hasta el final a un histórico como Estudiantes de Olavarría. A veces la derrota deja un sabor amargo pero con los días, todos hablarán de la excelente campaña de Atenas que hizo ilusionar a toda una Comarca.

“Me saco el sombrero con este equipo”

Esas fueron las palabras del técnico Guillermo Bogliacino que a pesar de la derrota en Olavarría quedó conforme con el rendimiento de Atenas.

La ilusión era grande, había posibilidades de conseguir la hazaña en el “Parque Guerrero” y sobre todo porque el Griego estuvo 2-0 en la serie y la igualó para forzar el definitivo duelo. Pero la victoria no se le dio y el dolor entre los jugadores los dejó sin palabras en la noche del lunes.

“Estoy orgulloso de este equipo. Entregó hasta la última gota de sacrificio, la luchamos, hicimos todo el esfuerzo y no se nos dio. Sabíamos que este partido no iba a ser fácil y perdimos contra un gran equipo”, aseguró Bogliacino entre el silencio del vestuarios de Atenas y los festejos de Estudiantes de Olavarría por coronarse campeón de la Conferencia Sur.

Y agregó que “la idea era llegar al final del partido con un resultado más apretado, pero ellos estuvieron más finos en los momentos claves y ahí estuvo la diferencia del partido”.

El técnico del equipo maragato no ocultó la amargura y dijo que “el dolor está. Queríamos llegar a esta final por el ascenso, pero por otra lado hay un sentimiento más fuerte que es la satisfacción por este plantel al verlos entregar todo, más no les puedo pedir. Esto es así, en el quinto juego daba para cualquiera y no empaña la campaña que realizamos. Me saco el sombrero con este equipo”.

Enviado especial.-


Atenas de Patagones murió de pie en el Parque Guerrero de Olavarría. Peleó hasta el final, pero se encontró con un rival superior, que sacó diferencias en momentos precisos y se quedó con el título en la Conferencia Sur del TNA. Estudiantes ganó el quinto juego 81-76, sentenció la serie por 3-2 y ahora buscará retornar a la máxima categoría del básquet argentino.

El inicio, el local intentó sacar una luz, pero el Griego, con un gran arranque de Cutley se mantuvo a tiro. El primer minuto llegó desde la banca visitante, ya que el Bataraz, con un triple de Arese, se escapó a 7 (20-13) y antes de que esa diferencia aumentara, Bogliacino buscó orden.

Esa charla le vino bárbara a la visita que con triples de Wilkerson y Etchepare, otra vez se puso en partido y obligó al DT rival a pedir su primer minuto. El cierre fue apenas por un triple (22-19).

En el segundo, ambos estuvieron erráticos y entraron en un bache que duró 4’, aunque Atenas logró achicar. El local salió de ese mal momento con un goleo repartido y sumado a los triples de Brocal y Figueredo tomó una buena distancia de 12 (37-25).

Sobre el cierre, a Estudiantes le faltó efectividad en el tiro exterior y el Griego aprovechó para limar la ventaja (39-32). No fue bueno el segundo cuarto para Atenas, si se compara con el inicio del juego pero Estudiantes tampoco logró sostener la distancia de dos dígitos y el duelo quedó abierto para la segunda mitad.

Luego del descanso, el equipo maragato salió con todo y con dos triples de Agostino y un doble de Cutley metió un parcial de 8-0 para ponerse arriba por 40-39. Pero Estudiantes reaccionó ajustando la defensa y rompiendo desde el eje con Arese y Sánchez, sumado al juego interno de Gamazo para sacar una luz de 6 (56-50).

La estrategia del Griego siempre fue clara: dejar que su rival no se escape y mantener la calma en un reducto que ardía. Le salió bien porque se puso a dos (56-54).

En los diez finales, Atenas lo igualó rápidamente con un doble de Cutley. Pero después de esa acción se secó durante casi cuatro minutos que fueron fatales. El Bataraz esta vez no dejó pasar la chance y metió un parcial de 12-0, que fue determinante. A partir de ese momento el Maxigimnasio se vino abajo ante el ensordecedor aliento del público, como en viejos tiempos de la A.

Herido, el Griego tuvo que recurrir a Cutley, que con un ráfaga le devolvió la esperanza a Atenas y obligó a Fernández a pedir minuto.

La reacción nunca llegó a completarse y Estudiantes a menos de un minuto estiró la diferencia por 79-67 que sentenció la historia. Los triples de Cutley y Etchepare le dieron la última esperanza (80-76), pero sólo quedaban 18 segundos.

La hazaña no se pudo dar esta vez para Atenas y la gloria del Sur fue para el Bataraz, que ahora buscará el combo completo ante Comunicaciones de Corrientes, camino a la elite.


Comentarios


Atenas, una campaña para el recuerdo