“El Grito” por una condena menor

El delincuente noruego David Toska ofreció devolver el cuadro "El Grito" de Munch, a cambio de reducir su condena por un millonario asalto a un banco.



#

Un ladrón noruego ofreció devolver la obra, a cambio de que le reduzcan su pena por otro delito.

OSLO (DPA) – Dos años después del robo de los famosos cuadros “El Grito” y “Madonna” de Edvard Munch, un ladrón noruego al parecer ofreció a la policía su devolución a cambio de reducir su pena. Según informó el diario “Dagbladet” de Oslo en base a fuentes judiciales, David Toska, de 30 años, condenado a 19 años de prisión por un espectacular robo a un banco, quiere conseguir una pena menor en el proceso de apelación que comienza próximamente.

Toska es considerado uno de los hombres más influyentes del crimen organizado en el país escandinavo. Ni la policía ni la fiscalía del Estado o los abogados participantes quisieron confirmar o desmentir lo publicado por el periódico. “Lógicamente, no podemos comentar una cosa así”, dijo el fiscal general Tor-Aksel Busch. Según “Dagbladet”, Busch lleva desde hace varias semanas intensas negociaciones con el defensor de Toska, Oystein Storrvik. Según la ley noruega, este “intercambio” para conseguir una reducción de pena para tes

tigos clave ni siquiera son posibles. Sin embargo, la opinión pública espera ahora expectante la posible reaparición de las obras a las que se creía perdidas definitivamente.

Los cuadros fueron robados por dos hombres enmascarados y armados del Museo Munch de Oslo el 22 de agosto de 2004 ante la vista de numerosas personas.

Desde entonces, las obras del expresionista noruego Munch (1863-1944), pintadas en 1893 y 1894, están desaparecidas. Ni siquiera la condena a ocho, siete y cuatro años de prisión, respectivamente, de tres participantes en los hechos ni la recompensa de más de 750 millones de coronas (97 millones de euros o 125 millones de dólares) que ofrece la ciudad de Oslo cambió la situación. Investigadores y otros conocedores del submundo criminal noruego manifestaron ya poco después del robo que los participantes posiblemente tuvieran poco interés en los cuadros mismos. Más bien, creían, intentaban perjudicar el esclarecimiento de un atraco a un banco en Stavanger organizado por Toska cuatro meses antes distrayendo a las fuerzas policiales.

En el atraco, perpetrado por 13 hombres fuertemente armados, murió un policía. Los ladrones se llevaron un botín de siete millones de euros.

Toska fue detenido en España en la primavera del 2005 y condenado en septiembre junto a otras 12 personas. Ya durante el primer juicio en Stavanger, junto al Mar del Norte, los expertos contaban con la posibilidad de que se hablara de los cuadros. Pero Toska calló y aceptó en silencio la condena a 19 años de cárcel.


Comentarios


"El Grito" por una condena menor