El guardia no tenía habilitación

NEUQUÉN (AN).- El guardia de la empresa de seguridad detenido porque tenía dos pedidos de captura, no había sido habilitado por la policía y se cambió el apellido para entrar a trabajar. La empresa que lo tomó a principios de octubre lo había rechazado en agosto y ahora admite su responsabilidad.

La empresa de vigilancia y seguridad, Securitas, originaria de Río Negro, aceptó dialogar con este diario y explicó los detalles de "cómo nos engañó este muchacho", señaló José Fuentes, ex policía rionegrino y actual responsable de incorporación de personal de la compañía.

"En agosto vino para que lo incorporáramos pero nos surgían algunos problemas para registrarlo en la AFIP porque él utilizaba el apellido materno y no conseguíamos su número de CUIL", narró el ex policía.

El joven contaba con dos pedidos de captura, uno por robo simple y el otro por robo agravado. A principios de octubre volvió con el cambio de apellido, se había sacado definitivamente el paterno y traía en mano del certificado de antecedentes policiales donde se aseguraba que "estaba limpio".

"Presentamos todos los papeles en la policía y mientras esperábamos que llegara el certificado nacional de reincidencia, si bien no teníamos la habilitación de la policía, nosotros lo habilitamos en forma precaria y lo pusimos a trabajar. Nunca imaginamos que tenía pedidos de captura", afirmó Fuentes.

"La infracción sabemos que es nuestra y nos atenemos a las sanciones que nos pueda poner la policía. Esta es la primera vez que nos pasa una cosa así", concluyó.


Comentarios


El guardia no tenía habilitación