El hospital cipoleño tiene remedios y nuevo director

Rubén Mombrú asumió en el cargo y adelantó que habrá una refuncionalización de servicios y compras



CIPOLLETTI (AC).- A pocas horas de su asunción, el nuevo director del Hospital “Pedro Moguillansky” de esta ciudad, Rubén Mombrú, anunció que ayer llegaron partidas atrasadas provenientes de Salud Pública de Viedma, por lo que ya se comenzó a regularizar la provisión de medicamentos y diversos insumos.

Las partidas se atrasaron porque desde Cipolletti no se enviaron en fecha las rendiciones, adujo.

El nosocomio pasó hace unos días momentos muy críticos porque precisamente la falta de dinero lo puso al borde del colapso, situación denunciada por la anterior responsable, Eloísa Krohn, quien cumplirá ahora funciones relacionadas con la actividad de los centros periféricos.

Pese a muchas críticas que recibió desde sectores sindicales vinculados a ATE, algunos voceros pusieron ayer de relieve la actitud de la funcionaria en “poner en negro sobre blanco” algunas situaciones.

Mombrú reconoció que habrá un ajuste en el hospital con una refuncionalización de servicios y en lo que hace a las compras, porque a su criterio de esa manera se logrará un mayor margen de acción para una operatividad normal.

En la asunción de Mombrú estuvieron los funcionarios del CPSP Claudio Di Tella y Javier Corral. Di Tella, un hombre de Cipolletti, comprometió su gestión para tratar de solucionar los problemas existentes.

Mombrú reconoció que el edificio del hospital central, en Fernández Oro y Saenz Peña, ha llegado a un punto límite, y sostuvo que se sigue avanzando en el proyecto para un nuevo edificio.

Advirtió que como para la nueva estructura -se construiría en cercanías al Polideportivo, en calle Naciones Unidas- se prevén 150 camas “hay que ver si vamos a tener personal para cubrir esto. No se trata de decir que vamos a tener un hospital sino también si lo vamos a poder mantener”.

Aún así dijo que se cumplirá el compromiso de construir el nuevo hospital para los cipoleños.

El director ponderó la atención a la comunidad que se lleva a cabo en el nosocomio, porque hay unas 18.000 consultas al mes incluyendo guardias, consultorios externos y periféricos.

La investigación

No quiso avanzar demasiado en torno de la investigación que se está haciendo por la falta de dinero -y aparentemente sobre cobro de cheques- en el área administrativa-contable. Enfatizó que investiga personal de Viedma y que interviene también la Junta de Disciplina.

Se reunió asimismo Mombrú con representantes de los sindicatos ATE y UPCN y les dijo -según indicó ayer- que había que dejar de lado las diferencias y “ponerse la camiseta del hospital”, y que “no se mezcle lo gremial con lo asistencial”.

“Ellos se comprometieron en trabajar en beneficio del hospital y de la gente”.

En lo que hace al funcionamiento del Consejo Local de Salud consignó que se renovarán los mandatos de los representantes de los trabajadores, que están vencidos.

Mombrú manifestó que cesó el contrato con una firma que hacía tareas de limpieza en algunos sectores, dado que “no tuvimos una respuesta favorable como habíamos pensado”.


Comentarios


El hospital cipoleño tiene remedios y nuevo director