El hospital de Lamarque no puede internar a nadie por dos meses



LAMARQUE (AVM).- El edificio del hospital de Lamarque sigue desnudando cada vez más inconvenientes. Por ejemplo, recién a fines de la semana pasada se retomaron las reparaciones, después de haber quedado suspendidas por varios días al descubrirse graves falencias en la red de agua que provocaban filtraciones en las paredes y que amenazaban con generar aún más inconvenientes.

Por este motivo, sumado a las fallas ya existentes en la estructura, recién en 60 días se podría llegar a contar nuevamente con el servicio de internación, que ya estaba suspendido desde hacía un mes.

Así lo confirmaron fuentes del hospital, que mencionaron que se retomaron los trabajos de reparación, que constan de dos etapas. La primera de ellas que aún no se ha finalizado, tiene como objetivo solucionar los inconvenientes más urgentes como lo son: el techo, los cielo rasos, las redes de agua y cloacas, etc. Y en una segunda donde se harán trabajos de mayor envergadura.

"Es que se debió parar, y presupuestar los nuevos arreglos. Porque se descubrió que la red de agua tenía filtraciones en las paredes. Y después de la aprobación, que ya fue dada, se recomenzó", dijo el médico director del centro asistencial, Nelson Andina.

En su momento, cuando comenzaron los arreglos que se había pensado que se podrían realizar durante un determinado período de tiempo no mayor a 60 días, pero ahora estos se verán demorados de manera considerable.

Esta situación afecta de forma directa las posibilidades de internación del hospital, por lo que se depende del resto de los nosocomios de la comarca.

 

Quedó chico y hay pocos médicos

 

Sin embargo, no sólo es por este problema puntual en el edificio que se ve afectada la atención. El lugar ha quedado chico para poder sostener la demanda cada vez más creciente de la población. Y aún hoy, a pesar de esta circunstancia, marcada en varias oportunidades, no hay un proyecto de ampliación del centro asistencial.

Por otro lado, también se debe tener en cuenta, la merma en el plantel de profesionales, dado que renunciaron dos médicos y estas bajas aún no han sido cubiertas. Y si bien se afecta la atención en el centro asistencial de manera directa, otra de las localidades que debe sufrir por esta coyuntura es la sala de atención de Pomona.

Allí debe concurrir diariamente un médico y en casos de emergencia, cuando no hay un profesional en el lugar, los vecinos de Pomona deben viajar hasta Lamarque, distante a 10 kilómetros, con todo lo que implica un viaje en un momento de urgencia.

Un mes atrás la propia ministra del área, para el aniversario de la localidad, había mencionado que se estaban realizando las gestiones para solucionar este problema, pero esto aún no ha sucedido.


Comentarios


El hospital de Lamarque no puede internar a nadie por dos meses