El inicio de obras en Roca, una imposición judicial



#

Bermejo, acompañado por Azcoaga, alegó que la distribución de presos en Río Negro es “pésima”.

César Izza

ROCA.- En el marco de un hábeas corpus iniciado en 2010 se realizó ayer una audiencia pública ante el juez de Ejecución Penal, Juan Pablo Chirinos. Citados a dar explicaciones por la crítica situación edilicia del Penal 2 de Roca estuvieron el secretario de Seguridad, Miguel Bermejo, y el flamante interventor del Servicio Penitenciario Provincial, Fernando Azcoaga. También participaron el arquitecto del SPP Luis Zanco y el jefe del Penal roquense, comisario Néstor Sierra. En representación de los detenidos intervinieron el defensor oficial Gustavo Viecens y la referente del Observatorio de Derechos Humanos, Ana Calafat. Los fiscales y otros defensores estaban convocados, pero no asistieron. Casi dos horas duró la audiencia y dejó sólo una certeza: que las partes volverán a reunirse ante el juez el próximo 16 de octubre, cuando el gobierno tendrá la obligación de presentar un plan de reformas y mejoras para la cárcel que pueda ponerse en marcha antes de fin de año. Para su ejecución, según se precisó en la sala, hay más de 8 millones disponibles, de los 30 millones de pesos que otorgó el Ejecutivo provincial al Servicio Penitenciario al declarar su estado de emergencia en mayo pasado. Durante la audiencia quedaron al descubierto las carencias y falencias del SPP, exacerbadas por el reciente motín y el asesinato ocurrido en la cárcel de Cipolletti. Por un lado, se evidenció que el Estado incumplió la orden judicial que en septiembre de 2010 le otorgó un plazo de 24 meses para ejecutar las obras urgentes en la cárcel de Roca. Por el otro, que el deficiente diseño de la unidad impide el aprovechamiento de toda su superficie cubierta. Sobre el punto se explicó que las celdas están diseñadas para alojar a 16 personas cada una pero resulta “imposible”, según valoró Sierra, garantizar la seguridad en celdas con más de ocho personas. La falta de celadores (civiles) fue admitida por las autoridades: “Para Roca hacen falta entre 37 y 40 celadores”, puntualizó Bermejo, quien lamentó la poca cantidad de inscriptos en la última convocatoria para ingresar al SPP. Los referentes gubernamentales, sin embargo, destacaron la reciente creación del área de “Logística e Infraestructura” en la órbita del SPP, con la que esperan agilizar y optimizar las obras nuevas y las reparaciones carcelarias.


Comentarios


El inicio de obras en Roca, una imposición judicial