El insaciable Messi va por el Inter de los criollos

Los de Mourinho despacharon al CSKA. La primera semi, el 20.

liga de campeones

El Inter es un “rival difícil” y Diego Milito es “de los delanteros más peligrosos”, dijo Lio.

Cada vez más cerca de una final de la Liga de Campeones con mucho morbo en Madrid, Barcelona tendrá primero que superar el obstáculo de un viejo conocido: el Inter de Mourinho. Catalanes e interistas volverán a encontrarse en la máxima competencia de clubes, ahora en semifinales. Fieles a sus respectivos estilos, el Barça avanzó mágico y demoleador (global de 6-3 ante el Arsenal) y al Inter le bastó con un tiro libre de Wesley Sneijder a los seis minutos para concretar el 2-0 global. El partido en la capital rusa se ajustó a la escuela Mourinho: solidez para defender un resultado favorable. El mayor problema que deberá plantearse ahora el Inter de los argentinos es encontrar la forma de amarrar a un Messi incontrolable, que después de sus cuatro gritos de fábula dijo cosas como estas: “Estos goles me dan mucha alegría. Teníamos que hacer este partido y empezamos mal, pero lo arreglamos. Lo importante es que el equipo siga así, trabajando y haciéndolo bien’’. CSKA quiso pero no pudo. También se complicó al quedarse con 10 hombres desde los 49 por la expulsión de Chidi Odiah tras recibir su segunda tarjeta amarilla. El Inter de Zanetti, Samuel, Cambiasso y Milito no es semifinalista desde la versión 2003, cuando cayó en manos de su clásico rival Milan. El antecedente inmediato: cuando se toparon en la fase de grupos en el último semestre de 2009, el primer partido fue empate 0-0 en el San Siro de Milán y luego victoria 2-0 para Barça. Los dos adversarios tienen a un par de delanteros que son conocidos por sus hinchas, luego de un intercambio el pasado verano europeo. Samuel Eto’o pasó a Inter y Zlatan Ibrahimovic está ahora en Barcelona. La primera semifinal será el 20 de abril en suelo italiano y cerrarán el 28 en la ciudad catalana. De avanzar, Barcelona accederá a una final que este año se jugará en el Santiago Bernabéu, ni más ni menos que la cancha de su tan odiado Real Madrid, justamente con quien deberá verse las caras el domingo en un derby que merecerá la atención del mundo dado que ambos lideran el campeonato español. Después de un 2009 de ensueño, Messi prolonga su momento y está por encima de todos los astros. Pero este 2010 exige un último esfuerzo, y le pide estar a punto para la “madre de todas las batallas”. La Pulga podrá perforar las redes de todo el continente, podrá sumar más y más títulos, pero tiene una meta entre ceja y ceja: ganar el Mundial. Recién en julio podrá descansar, quién sabe si convertido en leyenda.


Comentarios


El insaciable Messi va por el Inter de los criollos