El interior neuquino bajo la mirada de dos franceses

Lanzarán una campaña para construir un puente para el paraje Chacay Melehue.



#

Los fotógrafos Pierre Debes y Claude Bohnert retratan el norte neuquino y lo difunden en Francia.

NEUQUEN (AN).- Es curioso escuchar a Pierre Debes pronunciar las palabras Chos Malal, lo mismo que Chacay Melehue. Es que Debes léase un acento en la segunda e es más francés que la torre Eiffel aunque de buena gana hubiera elegido una cuna al pie de la Cordillera del Viento.

¿Quién es Debes? Fotógrafo, guía turístico, periodista. Un aventurero en “un lugar mágico”, según sus propias palabras. “Patagoní”, se le escucha decir con un entusiasmo que contagia. Le gusta todo, pero “de todo de todo, me quedo con Neuquén y con el norte de la provincia, este es lugar”, comenta el hombre que, casi casi, ya habla de corrido la lengua de Cervantes.

No es que reniegue de su origen galo, pero desde hace tiempo el francés siente que ha encontrado su lugar en el mundo y se ilumina cada vez que habla del norte neuquino, de Chos Malal, Chacay Melehue, de Los Bolillos o los Riscos Bayos. Es más, uno de sus mejores amigos es Julio Guajardo, un criancero neuquino con quien ha vivido más de una aventura y a quien transformó en protagonista de un documental que ha sido exhibido y galardonado en una importante cadena de la televisión francesa. Debes ha retratado como pocos la trashumancia en el norte de la provincia.

Por estos días, Pierre y su amigo y colega fotógrafo Claude Bohnert andan retratando todo lo que pueden con la misma frescura que los chicos tienen en la playa con los primeros caracoles. Dos páginas de la red guardan algunas de las mejores imágenes recogidas por ambos (www.expressphotokdo.fr y www.patagonie.org).

“Me impresiona la diversidad de paisajes, cómo cambia todo abruptamente y me impresionan las araucarias y lo que transmiten… es el inicio de la vida”, me dice Pierre que dijo Claude.

Las imágenes de estos reporteros del fin del mundo son impactantes. Los hombres han encontrado algo más allá de que los escenarios pueden ser conocidos o por los menos familiares a los ojos de quien suscribe. Son esas sensaciones las que están en el papel y serán esas las imágenes que a fin de año Debes y Bohnert presentarán en la embajada argentina en París.

Las postales de Neuquén y de otros puntos de la Patagonia ya estuvieron en la ciudad de las luces y fueron un éxito. Por eso, Debes y Bohnert van por más.

Pierre estará vestido de gaucho y ensayará las palabras autóctonas como chivo, torta frita y chicharrones ante muchos franceses a los que se ha acostumbrado a sorprender.

Además, irá hasta la France con una propuesta que le quita el sueño: construir un puente sobre el arroyo Chacay Melehue, a unos 450 kilómetros de Neuquén.

El vínculo está ausente desde la crecida feroz que afectó el invierno pasado a buena parte de la población del interior neuquino. Para ello, junto a su colega ya lanzaron la campaña “Un pont sur le Chacay Melehue”, que no es otra cosa que lograr los fondos para poder comprar una estructura de quince por tres metros que evitará el aislamiento de 15 familias de ese paraje neuquino. Entre ellos, están Guajardo y su familia. Al operativo se sumarán el flamante Rotary Club de Chos Malal y su par de Estrasburgo, la ciudad de la que es oriundo Debes.

El francés colabora con el diario “Les Dernieres Nouvelles

D'alsace” y sumará a la publicación a la campaña que esperan cerrar con lo que recauden en la exposición que a fin de año harán en Francia.

“No es un proyecto de gran magnitud y creo que es factible que se concrete. La gente que vive en esa zona está siempre dependiendo de cómo este el río (arroyo) sobre todo en la época de invierno cuando todo es más complicado”, sostiene Debes.

La actividad de Debes se ha ampliado y cada vez son más que los franceses que de su mano llegan a la región. Más allá de la trascendencia que tienen los glaciares y otros íconos muy promocionados de Patagonia los europeos se subyugan ante escenarios sencillamente diferentes, como los que se multiplican en el interior neuquino.


Comentarios


El interior neuquino bajo la mirada de dos franceses