El intervencionismo causa preocupación empresaria

El gobierno bloqueó el reparto de ganancias en la distribuidora Edesur. También anunció que pondrá auditores oficiales en empresas con fondos de Anses.



#

Edesur distribuye electricidad en el sur de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

El anuncio de una inminente designación de auditores oficiales en la compañía distribuidora de electricidad Edesur, así como la prohibición a la firma de repartir dividendos hasta que no cumpla con el plan de inversiones, dio lugar ayer a nuevos roces entre el gobierno y el empresariado.

Ambas decisiones oficiales se dan a conocer luego de que diferentes cámaras empresarias expresaran su rechazo a la estatización por parte del gobierno venezolano de tres compañías del Grupo Techint y la designación de representantes del gobierno en los Directorios de empresas con participación de la Anses.

Al respecto, la Sindicatura General de la Nación (Sigen) informó que "tiene la obligación de designar a los auditores en las distintas empresas en las cuales existe una participación estatal, sea esta mayoritaria, igualitaria o minoritaria". Además, señaló que ese mecanismo legal "se viene cumpliendo, como indica la Ley, en distintas sociedades tales como Corporación Puerto Madero, CAMMESA, Papel Prensa SA, Interbaires SA, YPF SA, All Mesopotámica SA, Ferro Sur Roca SA y Ferroexpreso Pampeano SA, entre otras".

El ministro de Planificación, Julio de Vido, justificó la prohibición a Edesur de distribuir dividendos entre sus accionistas en que la empresa "debió haber invertido más recursos para tener la red en condiciones, principalmente para afrontar la demanda del próximo verano".

"Si bien se hicieron algunas inversiones, no fueron todas las que satisfacen al Ente de Regulación de Energía Eléctrica (ENRE), que tiene el aval del Ministerio", precisó.

La situación

El gobierno impidió mediante una resolución del organismo regulador del sector que la distribuidora de electricidad, a cargo del servicio en el sur de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires, concretara el pago de dividendos por 65,5 millones de pesos, determinando la suspensión de dicha operación. "La compañía esta invirtiendo, pero dichas inversiones no tienen la dinámica ni la rapidez que nosotros consideramos que debe tener y por lo tanto no hay ninguna posibilidad de repartir dividendos hasta que el servicio este en el nivel de la excelencia que el contrato reclama", afirmó el ministro.

Edesur tiene por principales accionistas a la española Endesa y a Petrobras, de origen brasileño. De Vido dijo a Radio 10 que la obligación del gobierno es "señalar que antes de distribuir dividendos hagan las inversiones necesarias para que la red este en condiciones, sobre todo para encarar las duras exigencias de consumo que vamos a tener en el verano" y agregó que "no es una sociedad anónima que se dedique a una actividad privada especifica y propia de ella" sino "una compañía que explota una concesión de un servicio que es propiedad del Estado argentino".

A modo de antecedentes, De Vido refirió que luego de concretar las inversiones previstas "Camuzzi, Gas Natural, Distribuidora de Gas Cuyana y TGS han hecho reparto de dividendos entre sus accionistas". (DyN)


Comentarios


El intervencionismo causa preocupación empresaria