El INV invierte y promueve el desarrollo vitícola regional




El presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura ( INV), Guillermo García, visitó la delegación Roca en el mes de junio y ofreció una disertación frente a bodegueros de la región. Esta visita está enmarcada en un programa de inversiones que lleva adelante el organismo y en el cual se pueden distinguir tres grandes componentes. La primera persigue el financiamiento de la construcción de laboratorios y adquisición de mini laboratorios móviles. Al respecto el presidente del INV señalaba la importancia de éstos últimos como herramienta de fiscalización. Los mismos sumarían alrededor de 18. También se está adquiriendo equipamiento de última generación. En referencia a la segunda componente, García explicaba que tiene como objetivo “la formación y capacitación de técnicos del INV en distintos centros vitivinícolas del mundo para ver las tecnologías y métodos que se están aplicando”. Finalmente, la tercer parte del programa a la cual el titular del INV se refirió como “la táctica de la seducción” busca explicarle a las bodegas lo que está ocurriendo en la actividad tanto a nivel local como internacional, en dónde se presentan los problemas de calidad y vinculado a esto último se brindan charlas sobre Buenas Prácticas de Manufactura (BPM). De esta forma, la máxima autoridad vitivinícola trasciende su tradicional rol de órgano de fiscalización y regulación. “Nos animamos a financiar experiencias decididas por las bodegas porque en definitiva buscamos que se formen grupos asociativos ad hoc y que realicen experiencias en comercialización de productos que responda a una estrategia y distintas a las que vienen realizando” puntualizaba García. Y continuaba agregando “recomendamos que busquen sistemas de trabajo en conjunto haciendo hincapié en conceptos de calidad, innovación y fundamentalmente que “escuchen” lo que está haciendo el consumidor”. En referencia a la implementación de las BPM en bodegas García subrayó que “paulatinamente van a ir disminuyendo los niveles de tolerancia en cuanto al cumplimiento de las mismas, para dentro de un par de años estar en el 100% del cumplimiento de las normas en todo el país”. Reconoció también la existencia de un problema de costos en el sector “el cual no se puede negar”. “Si estoy incrementando mi costo a un ritmo del 20-25 por ciento anual indudablemente esto va a generar problemas de competitividad en algún momento”, añadía el contador. Pero explicaba que a la Argentina también la va afectar lo que hagan otros países como España que ante las crisis salen a competir con precios agresivos. Si bien los vinos de nuestro país no deben perder presencia en ciertos mercados tradicionales como el Reino Unido, el representante del organismo con sede en Mendoza, destacaba que en los mercados donde van a estar los crecimientos, una vez que los vinos argentinos sean conocidos, son Latinoamérica- fundamentalmente Brasil- y Asia. Por último afirmó que “en el precio pagado por el consumidor el vino cada vez participa en un porcentaje menor”.


Comentarios


El INV invierte y promueve el desarrollo vitícola regional