El Ipross pone a prueba el nuevo método de pago

La prueba es en el Alto Valle. Ese sistema de cancelación eliminará limitaciones fijadas por los privados. El Ipross es cauteloso con su ampliación por las erogaciones que ocasionaría.



El sistema de pago por prestaciones por parte del Ipross a la Federación de Clínicas se está instrumentando “como prueba” de la reformulación que la obra social provincial tiene previsto para el 2005.

Ese convenio por prestaciones constituye un beneficio para los afiliados de Río Negro porque excluiría muchas limitaciones que actualmente ejercen esos centros sanatoriales. Pero tiene también un alto riesgo económico para el Ipross porque los costos se multiplican. Por ahora, la obra social y la Federación acordaron un programa por prestaciones, cuyos valores todavía están en análisis.

La presidenta del Ipross, Adriana Gutiérrez, afirmó a “Río Negro” que en setiembre seguramente ya estarán acordados los costos, siempre con “los topes fijados para este año por el propio presupuesto” y que constituyen unos 600 mil pesos mensuales para las clínicas de la Federación.

En principio, el Ipross ofreció a esa entidad un esquema combinado donde se mantengan el sistema por cápita (un pago por la cantidad de afiliados) en General Roca y Cipolletti mientras se incorpora el esquema por prestaciones (cancelación por el real servicio efectuado al afiliado) inicialmente en las ciudades menores.

La contadora Gutiérrez explicó esta parcial aplicación como un análisis o “una prueba” de la implementación del convenio por prestaciones.

El Ipross abandonó este esquema en 1995 frente al desfinanciamiento estatal pero también por las descontroladas erogaciones que requería el sostenimiento del pago de los servicios que facturaban los médicos y clínicas.

El convenio por cápita del Ipross y la Federación venció en junio pasado y, en principio, se acordó una prórroga de un mes para concluir con el contrato por prestaciones. La conducción de la obra social provincial procuró otra extensión por agosto, pero la Federación comunicó su atención por prestaciones.

Así, Gutiérrez informó que el nuevo convenio se orienta a un régimen combinado de cápita en los centros de Roca y Cipolletti con pagos por prestaciones en las otras ciudades.

Aclaró que ese entendimiento solucionará los inconvenientes que siempre se suscitaron con los afiliados de otras ciudades de Alto Valle que concurrían a las clínicas roquenses o de cipolletti. En ese caso, esos centros médicos podrán ahora atenderlas por prestaciones aunque por los afiliados de Roca y Cipolletti seguirán cobrando por cápita.

Mientras tanto, la Federación requiere en la negociación que se le garantice que con los bonos provinciales entregados por deudas también puedan abonar sus compromisos impositivos futuros.

Fuera de la órbita institucional de la Federación actualmente se alistan las clínicas de Bariloche y la zona Atlántica. Además, el Ipross habilitó acuerdos individuales con un centro médico de Villa Regina, otro de Choele Choel y un tercero de Río Colorado.

Hasta ahora, todas estas clínicas -como también los colegios médicos y su Federación- cobran por cápita, con la consiguiente limitación por los privados que tienen asignados por ese sistema un monto fijo por mes (originado por el número de afiliados) independientemente del servicio que prestan. Por eso, la mayor o la menor prestación real es determinante en el ingreso resultante para la clínica o el profesional. Esta ecuación explica el entusiasmo médico para volver al convenio por prestaciones.

En contrapartida, el Ipross insiste en la cautela contractual por los costos y, además, trabaja en un mayor equipo de auditores para garantizar la supervisión y control de los prestadores. (AV)


Comentarios


El Ipross pone a prueba el nuevo método de pago