El juez Gaimaro Pozzi considera prioritario encontrar a Nicola



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Mientras decrece el interés público por saber qué pudo haberle pasado a la turista alemana desaparecida el último 22 de diciembre, el juez Miguel Angel Gaimaro Pozzi trató de reconstruir la historia desde el momento de su arribo a Bariloche y sigue considerando prioritario el tema de la búsqueda.

Gaimaro Pozzi estuvo a cargo del turno correspondiente a la última década de diciembre de 2002, y cubrió en forma íntegra la feria de enero del presente año. Es decir que entendió en la denuncia por la desaparición de Nicola Henkler desde el primer momento, y siguió de cerca cada uno de los operativos de búsqueda y las informaciones oficiales u oficiosas que fueron llegando a su conocimiento por diversos medios. Algunos datos puntuales fueron corroborados en forma personal por el magistrado, pero unos y otros resultaron inexactos, sin que por ello haya decrecido su interés en la causa. “Llevo casi 40 días de turno, pero si llega a haber alguna noticia importante mientras estoy de licencia estoy dispuesto a suspenderla”, anticipó Gaimaro, y se manifestó especialmente interesado en esclarecer el hecho.

Ante la falta de datos concretos, en la búsqueda de Nicola no faltaron informaciones brindadas por presuntas videntes o radiestesistas, algunas muy vagas y otras con tales precisiones y conclusiones lógicas que se hacía imprescindible constatar. Así hubo una mujer que denunció una situación tan precisa como posible, que demandó un prolongado e inútil esfuerzo de las autoridades. La presunta vidente aseguró que Nicola había tomado un colectivo equivocado cuando se dirigía al cerro Catedral, y que había ascendido a un auto de modelo antiguo y con deterioros de pintura en cercanías de la gruta de la Virgen de las Nieves, en el nacimiento del camino de acceso al Catedral. Agregó que el vehículo estaba ocupado por dos hombres, y que éstos después de violar a la turista la habían asesinado y arrojaron su cuerpo a un foso semejante a los que existen en las canteras. Otro dato de un radiestesista, de los primeros en ser verificados, indicaba que Nicola se había suicidado, arrojándose al lago en cercanías del Puerto San Carlos. Si eso fuera cierto sería de casi imposible comprobación, porque en las costas del Nahuel Huapi la línea de veril se encuentra muy cercana a la costa, y cualquier cuerpo podría ser arrastrado a las profundidades del lago en pocas horas, con el movimiento de las olas. Y el lago nunca devolvió los cuerpos de personas que se ahogaron o fueron arrastrados a más de 100 metros de la costa.


Comentarios


El juez Gaimaro Pozzi considera prioritario encontrar a Nicola