El karateca Martínez preso por el cuádruple crimen

Un testigo, Javier Quiroga, lo comprometió seriamente en el asesinato de las cuatro mujeres de La Plata.



#

Osvaldo Martínez fue detenido ayer por los asesinatos del 2011.(Foto: Archivo )

Osvaldo “Karateca” Martínez volvió a ser detenido ayer por el cuádruple crimen de La Plata, tras el arresto del albañil Javier Edgardo Quiroga (34), que confesó haber presenciado el asesinato de las cuatro mujeres, una de ellas una nena, el 27 de noviembre de 2011, y efectuó un espeluznante relato de los hechos, que compromete al apresado novio de una de las víctimas. Efectivos de la policía bonaerense encontraron a Martínez en una casa de Berisso y lo trasladaron a la comisaría 5ta. de La Plata, donde pasará la noche, y hoy declarará ante el fiscal platense Álvaro Garganta. Quiroga brindó terribles detalles de la masacre: contó que Martínez le dio droga, que perpetró un raid de asesinatos dentro de la casa, que lo obligó a correr uno de los cadáveres y que usó guantes “finitos”. Martínez era novio de Bárbara Santos (29), una de las víctimas, y estuvo preso como único acusado 38 días, pero salió libre porque el cotejo de las muestras de ADN encontradas en la escena del crimen y el suyo no coincidieron. En tanto, Quiroga, quien había declarado en la causa como testigo, fue detenido ayer a las 23 en 86 y 19 de Berisso, tras confirmarse la correspondencia de su perfil genético con muestras de ADN recolectadas en la casa. En su declaración, durante la madrugada de ayer, Quiroga relató su vínculo con las víctimas y Martínez, y acusó a éste como único responsable de la matanza. En su testimonio, al que accedió DyN, Quiroga contó que su relación con las víctimas comenzó tras ser recomendado para realizar un trabajo de plomería en la casa de la masacre y que “después de ese trabajo de gas, me dieron para hacer otros trabajos y ahí conocí a Martínez”. Recordó que “el 26 de noviembre de 2011 -un día antes del crimen-, Martínez se presenta en mi domicilio de calle 146, a las 16 ó 17 horas, y nos fuimos a tomar una cerveza y me contó que tenía un problema con Bárbara, que se estaba separando”. Agregó que en ese momento “me regaló una rodaja de ‘merca’ (cocaína) y quedamos que nos íbamos a ver a la noche en la casa de la chica porque me dijo que había que realizar otro trabajo”. Quiroga fue esa noche a la casa de las víctimas para “arreglar un cajón” y media hora después llegó Martínez, “quien traía un par de zapatillas debajo del brazo”, dijo. Sostuvo que minutos después “siento un ‘ay’! que no fue un grito, que hace Susana, y allí me doy vuelta y lo veo a Martínez que me viene apuntando con un arma de fuego y me dice ‘correte para allá hijo de puta’”. Agregó que Martínez “sale corriendo para el baño y ahí se siente que algo se rompe” y que “cuando yo trataba de salir veo que viene Bárbara desnuda, queriendo taparse con una toalla y se cae en el living, por lo que Martínez sale del baño, agarra a Bárbara y la levanta y veo que la estaba apuñalando y luego la suelta”. “Sin hablar me mira a mí de nuevo y se va a la pieza de nuevo, donde estuvo un segundo; sale de nuevo y ahí suena el timbre, por lo que Martínez se saca la remera, sale a recibir a la persona y que antes de salir me dice ‘correla de los pies hijo de puta’ (refiriéndose a Bárbara) para poder abrir la puerta”, relató el detenido. Continuó diciendo que “Martínez entra hablando” con Marisol Pereyra (35) -amiga de Bárbara-, a quien “la empuja, la lleva hacia la cocina, ahí se siente como un ruido como que algo se rompe, la chica grita y cae y no se escucha más nada”. Agregó que Martínez “sigue apuñalando a Bárbara”, luego va a la pieza donde revuelve la habitación y “sale con una bolsa de papel” para después lastimar a Quiroga con un cuchillo y luego lo obliga a tomar un palo de amasar y un cuchillo. También afirmó que en el crimen Martínez usó guantes de cuero negro, “finitos, como de moto”, y recordó que tras el hecho lo amenazó diciéndole que “si vos hablas le va a pasar esto a toda tu familia” y que estando en libertad se presentó en su casa y le dijo “viste que ahora sos vos”. Dijo que cuando Martínez se retiró, se fue “tratando de no pisar ni tocar nada” y recordó que “a la única que toqué fue a Bárbara, cuando me lo pidió”. El juez de Garantías de La Plata, Federico Atencio, confirmó las detenciones de Quiroga y Martínez, afirmando que descree de la versión del primero, porque “su conducta no fue precisamente la que cuenta”, y que las pericias confirmaron la conducta “posesiva celotipia (celos) con que el imputado (Martínez) llevaba adelante la relación sentimental con su pareja”. El abogado Julio Beley, defensor de Martínez, tildó de “llamativo” y “sorprendente” el giro de la causa, y recordó que “ayer a la mañana presentamos el pedido de sobreseimiento de Martínez y ocho horas después aparece toda esta situación”. Por su parte, Herminia López, madre de Martínez, dijo hoy que “todo esto está armado”, en referencia al nuevo giro de la investigación impulsada por Garganta. El abogado Fernando Burlando, que representa a las familias de las mujeres muertas, sostuvo que “el hecho está esclarecido” con la detención de Quiroga, porque “lo vinculó” a Martínez como “el autor material” del cuádruple homicidio. Burlando consideró que “el móvil (de los asesinatos) es una mezcla de odio a las mujeres y cuestiones pasionales”, y señaló que Martínez “tenía el crimen predeterminado”. (DyN).


Comentarios


El karateca Martínez preso por el cuádruple crimen