El “Kily” y Ortega fueron los abanderados



Germán Burgos 5: No dio seguridad y se lo puede responsabilizar del primer gol porque reaccionó tarde. Pero luego salvó su actuación con un par de tapadas providenciales.

Nelson Vivas 5: Se lo vio seguro con la pelota pero en el primer tiempo cuando Brasil jugó mejor le ganaron mucho las espaldas.

Roberto Ayala 4: Fue de los puntos más bajos de la defensa. No ganó de arriba que es fuerte y por abajo recurrió en demasía a los golpes.

Wálter Samuel 6: La figura de la defensa. Firme, no lo complicó ni Marcelinho ni Elber, ganó en el juego aéreo y salió jugando siempre con criterio.

Diego Placente 4: Comenzó para ser uno de de los mejores pero sólo se lució unos minutos. Después estuvo impreciso, desapareció del circuito de juego y fue reemplazado en el entretiempo.

Javier Zanetti 6: Jugó un primer tiempo irregular, casi intrascendente, pero levantó en el segundo con mucha dinámina, ida y vuelta y con la gambeta desequilibrante para sumar al ataque argentino.

Diego Simeone 5: En el primer tiempo apeló mucho al juego brusco. Corrió peligro su permanencia en la cancha de no ser por un árbitro demasiado permisivo. En el segundo tiempo se hizo dueño de la mitad de la cancha, recuperó pelotas y salvó en parte su actuación.

Kily González 8: La figura de Argentina. Fue el que más tuvo la pelota en el primer tiempo cuando el equipo de Bielsa peor jugaba y todas las jugadas de riesgo llegaron de sus pies. En el segundo, cuando Argentina se lanzó al ataque, siguió participando con criterio.

Pablo Aimar 4: Decepcionante actuación del mediocampista de Valencia de España. Lejos de las pelota, muy debajo de su nivel y nunca supo ser el reemplazante de Verón.

Claudio López 4: Demasiado apresurado, su gambeta nunca desequilibró, siempre estuvo controlado por laterales, especialmente por Cafú y con la pelota fue lo peor que tuvo Argentina en ataque.

Hernán Crespo 5: Le quedó a favor que nadie lo supo asistir, nadie supo jugar con él, en parte por su culpa porque se cerró entre los dos zagueros. Quedó en duda que hubiese pasado si le llegaba la pelota.

Ariel Ortega 8: Entró y con los primeros toques demostró que estaba más capacitado que Aimar para manejar el equipo. Se colocó por la derecha, después cambió al medio y condujo bien al equipo para dar vuelta el resultado.

Marcelo Gallardo: No jugó suficiente tiempo para ser calificado, pero empató el partido a quince minutos del final.

Matías Almeyda: No jugó suficiente tiempo para ser calificado.

Un gran festejo

Logrado el triunfo ante Brasil por 2 a 1, los jugadores del seleccionado argentino de fútbol se unieron en un abrazo en el césped del estadio “Monumental”, colmado por más de 50 mil personas.

Tal como hicieron ante Ecuador, cuando consiguieron la clasificación para el Mundial de Corea y Japón, los futbolistas cantaron y festejaron el triunfo durante varios minutos, y la alegría continúo en el vestuario.

Finalizado el partido, el técnico Marcelo Bielsa repitió la sonrisa mostrada frente a Ecuador y apretó los puños en el cauto festejo que no compartió con los jugadores.

“Para la gente ante la crisis que vive el país”, fue la frase elegida por los jugadores, que en varios casos arrojaron sus camisetas a las plateas.


Comentarios


El "Kily" y Ortega fueron los abanderados